Millones de mujeres en todo el mundo tienen la mala suerte de tener celulitis. Esta infección es muy común y a la vez molesta, por lo que se han desarrollado numerosos tratamientos para combatirla. Entre ellos encontramos las cremas anticelulitis, que se encargan de actuar sobre la zona afectada ocultando los rastros.

Según Wikipedia:

El cuadro de celulitis es el resultado de una alteración de la circulación de la capa grasa (hipodermis): el tejido graso crece y las paredes laterales se engrosan formando hoyuelos; por eso son importantes los ejercicios físicos como correr, para reforzar los músculos de los glúteos y muslos.

Ahora bien, además del ejercicio físico, muchas veces surge la necesidad de esconder los lugares donde actuó la infección, y para esto son muy útiles las cremas anticelulíticas. Éstas se aplican sobre la piel para combatir el mal aspecto, y son muy populares por su bajo precio y su rápida acción.

Cabe destacar que no constituyen una solución definitiva ni mucho menos. Es más, actúan unas pocas horas después de su aplicación, pero luego el efecto se va borrando paulatinamente en las horas siguientes.

Lo que más llama la atención de estas cremas para la celulitis, es que se pueden ver los resultados al corto plazo, lo que es una gran ventaja. También ayuda a su elección el hecho de que sean de precios accesibles para cualquier bolsillo, por lo que son escogidas por muchísimas mujeres.

El problema es que por más que oculten los rastros de la celulitis, no ayudan a la solución del problema. Para esto, tendrás que empezar alguno de los tantos tratamientos que hay disponibles, que tienen resultados definitivos a largo plazo. Posiblemente, lo mejor sería combinar las cremas y estos tratamientos para no tener que estar ocultando la piel en el día a día y a la vez saber que en un tiempo la situación estará solucionada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: