Aunque suene al típico "Bueno, bonito y barato" del que siempre desconfiamos (y con razón), especialmente en un mundo tan sensible como el de los microcréditos, encontrarse con préstamos rápidos y gratis es, técnicamente, posible.

¿Por qué sucede esto? Sencillamente porque gracias a Internet, el negocio del crédito rápido es un negocio emergente. Gracias al crowdlending, incluso los particulares hoy en día pueden invertir en créditos a particulares, y esto ha hecho que el negocio se haya convertido en un área con una tremenda competitividad.

¿Cómo atraer clientes? Los créditos rápidos siguen siendo inversiones de alto riesgo, por lo que bajar los intereses no suele ser la tendencia para atraer clientes. Así pues, muchas financieras ofrecen créditos gratis a sus nuevos clientes.

¿Hay truco? Por supuesto. Cuando pedimos un crédito rápido, es porque tenemos una urgencia, y en esas circunstancias normalmente nos prima más conseguir el dinero rápido que los precios. Estos prestamistas lo saben, por lo que ofrecen una cantidad modesta en este primer crédito (nunca supera los 300€), pero pueden llegar a los 1000€ si somos clientes recurrentes. Así, la próxima vez que necesitemos un crédito, acudiremos a ésta financiera, también porque al tener nuestros datos, será más rápida a la hora de ingresarnos el dinero.

Por supuesto nosotros podemos aprovecharnos. Nadie nos obliga a acudir siempre a la misma financiera, y podemos aprovecharnos de tantas ofertas iniciales como compañías hayan. Pero, por supuesto, no es buena idea endeudarse con varias financieras a la vez. Si por algún caso no podemos pagar, tener a 4 entidades detrás reclamando su dinero puede ser una pesadilla.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: