En estos tiempos que vivimos, es muy común ver como las personas, por no poder manejar de manera efectiva su dinero se ven en la necesidad de acudir a sus tarjetas de crédito. Muchos nos sentimos seguros y confiados al momento de tomar una decisión. Pero cuando se trata de manejar nuestras tarjetas de crédito; parte de esa valentía desaparece. Las tarjetas de crédito pueden ser muy útiles, pero también pueden ser el camino a una deuda innecesaria, que pudo haberse evitado a tiempo.

Pero, ¿en realidad el crédito es tan malo? El problema no está en el crédito, sino en el buen uso del mismo. Usado con sabiduría resulta práctico y es de gran ayuda en numerosas situaciones. Veamos algunas de las ocasiones en las que el crédito es una buena idea:

  • Comodidad. Si se tiene mucho dinero en efectivo en el bolsillo, en ocasiones, este simplemente se desvanece. Si por el contrario cuenta con una libreta de cheque en su bolsillo, vea esas largas filas detrás del individuo que busca su identificación, mientras el gerente se acerca para aprobar el cheque personal. Simple, solo saque su tarjeta de crédito y salga de la tienda con mayor rapidez.
  • Gastos de negocio. Si acostumbra invitar clientes a comer, y desea tener control de la cantidad, fecha y lugar donde efectuó el pago. Es muy conveniente tener una tarjeta de crédito en específico para cubrir esos gastos. Al revisar su factura de pago, será todo mucho mas practico.
  • Comercio en línea. Desde luego que necesita su tarjeta de crédito para comprar en línea. ¿qué hará? Enviara un cheque. No. Solo tendrá que ingresar uno numeritos y listo. Póngase cómodo que en unos días recibirá el producto solicitado y la cuenta ya esta salda.
  • Descuentos inesperados. Cuando se encuentra en una tienda por departamentos, y de repente encuentra unos zapatos que van de acuerdo con el traje que tiene en su casa. Faltan tres días para el día de cobro en su empleo, y solo queda un par de zapatos de su talla. Y lo mejor están en un 75% de descuento. La tarjeta de crédito será su mejor amiga en ese momento.
  • Emergencias. Cuando menos uno lo espera, se descompone el automóvil, no tenemos suficiente efectivo en la cuenta bancaria y es el único medio de transporte en su hogar. Resuelto el problema... pero, recuerde saldar el dinero utilizado lo antes posible.

Hay muchas situaciones en las cuales es prudente tener a la mano su tarjeta de crédito…

Recuerde: Crédito Compre ahora, pague después; y quizás pague de mas si deja pasar mucho tiempo antes de cubrir la deuda.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: