Creatividad es la facultad y capacidad de todo ser humano de crear, diseñar todo lo que se propone, en la mayoría de los casos obras de arte inspiradoras para el resto de sus congéneres. Pero (porque siempre hay un pero) en esta época en donde la tecnología ha sido la clave para resolver problemas de casi cualquier nivel o tema, esa creatividad que fue en algún momento del séptimo arte, ha fenecido… muerto.

¿Por qué decir algo intenso? ¿Cómo puede morir? ¿Será que algún día la creatividad regrese? Son preguntas que cualquiera se haría si tuviera que enfrentarse a esta realidad.

El séptimo arte es considerado lo mejor que el hombre ha creado y hay mucha evidencia para decir tales palabras; basta con mirar la cantidad de obras plasmadas en el cine, grandes proyectos cinematográficos que han dejado en evidencia lo importante que se ha vuelto y que tanto hace crecer a los países en donde se desarrollan dichas joyas.

Lo anterior mencionado, haría pensar a cualquiera que cualquier proyecto cinematográfico que realicen dejará ver su grandioso ingenio para crear historias. Sin embargo, se ha visto historias que han dejado insatisfechos a aquellos que creen ciegamente en ellas y han resultado un fracaso total solo por tenerle respeto a sus obras anteriores (sin ánimos de ofender).

Séptimo Arte

Eso pone en duda en ocasiones su talento para ser el séptimo arte lo que es tan patente en estos últimos dos años hemos escuchado sobre películas, series, animaciones y otros relacionados, que en algún momento de nuestra infancia o nuestra juventud fue marcada por estos. Hay que voltear a ver la lista tan recurrente de estrenos de películas que han salido a la vista.

En un pasado a lo mejor marcaron nuestra infancia para bien, son solo un recuerdo de visualizaciones vistas por nuestro inconsciente en el pasado o simplemente afectaron nuestra personalidad y nos hicieron el ser humano que somos hoy.

Sea cual fuese el sentir de cada persona, sigue siendo real lo que hace la industria del entretenimiento al apelar a nuestros recuerdos y conciencia interna individual.

Ahora, el entretenimiento ha resultado ser parte de nuestra vida tanto que nos identificamos con ella. Por esto, la industria del entretenimiento busca satisfacernos y a la vez, al encontrar nuestra sensibilidad y/o debilidad, hacerse millonario como lo es actualmente. Lo que se traduce en poder en múltiples niveles.

Y resulta mejor para ellos, puesto que su creatividad se ha hecho limitada; ha fenecido. Apreciar esos últimos estrenos cinematográficos con muy bajo nivel, sin una buena trama para apreciar y por supuesto, mal conectados o sin razón en una o varias escenas; por supuesto, que sin importarle ya si está bien o mal el desarrollo de la cinta.

Nunca es suficiente

Lo anterior, es suficiente para notar esos cambios que son destacados y permiten entender y valorar (y en su caso añorar) filmes peliculescos que fueron éxito en el pasado. Pero es para pensar, que todo lo bueno acaba y de manera expedita, cuando lo disfrutas por supuesto.

Por esto, debemos mirar con una mente equilibrada y enfocada cualquier creación de cine (y considerando todo lo que te rodea en la vida) y no conformarse con cualquier cosa, uno debe esperar más de lo que sea que adquiera y paga.

Mientras todo lo anterior acontece día a día, uno suele preguntarse qué sucederá con esta clase de horribles muestras de arte que dañan la cultura colectiva. Hay que preguntarse si… la creatividad ha muerto.

La creatividad ha muerto

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: