¡Cuando creamos expectativas sobrevaluadas de pareja!

Cuando creamos expectativas sobrevaluadas de la persona que eventualmente es tú pareja y te sujetas de manera porfiada a esas expectativas, algo que fijas en tu mente indeleblemente, pasa que; cuando no sucede lo que tu esperas de esa relación, lo dejas de lado, aferrado (a), a la premisa de que esto pasará y las situaciones se amoldarán a lo que tú deseas que sea esa persona. Lamentablemente una esperanza mal concebida, por miedo al fracaso, a la soledad y, hasta por una obsesión enfermiza de que tenemos que estar unidos a esa persona porque es así -Algo irracional-

Este ser dependiente que se nos muestra- Está convencido de que esto es amor- Craso error. Busca ayuda donde pueda encontrarla, con el agravante de que no es capaz de seguir los mejores consejos. Se encuentra sumergido en una situación contradictoria de mucha negatividad que lo despoja de cualquier atisbo de objetividad, en cuanto que la relación entra en un círculo recurrente para captar la atención de la pareja, sin darse cuenta de que se está auto-destruyendo, con la insana intención de que la otra persona se sienta culpable; incluso usando el sexo como chantaje, demostrando una falsa dedicación, dejando en el abandono las necesidades propias de sí mismo.

En su claro desvarío de creer estar salvando lo “insalvable”, cae en un túnel sin salida, obnubilado, obstinado, abstraído en su mundo demencial de conservar de cualquier modo lo que le es esquivo. En esta terrible situación el ser humano puede caer en la tentación de ser adicto a los problemas que no tienen resolución, inclusive; tomándolo con resignada ‘normalidad’.

pareja

¡No hay que llamarse a engaño!

-No hay que llamarse a engaño- Esto es la negación del amor, más bien es una acendrada dependencia emocional, causada tal vez por la carencia de afectos y una pobre auto-estima- ¿No es difícil saber el porqué? Es por todos sabido que el ser humano tiene ingentes necesidades, sin embargo, la única que le viene por nacimiento es, su necesidad de ser amado y, estar fundamentalmente conectado.

Esto es tan verás que; cuando un niño recién nacido no está rodeado de amor, no hay que dudar que se verá afectado por indeseables patologías, que lo pueden incluso, conducir a la muerte. La falta de afecto, puede generarse en etapas muy tempranas, en la niñez o en algún episodio importante de la vida, en esa parte definitoria de la personalidad, que puede manifestarse de varias formas. Ejemplo; los seres fríos y distantes, usando la ecuanimidad como un mecanismo de protección para que no los alcance el sufrimiento- El apego- por temor al abandono y, la dependencia compartida en una relación definitivamente calamitosa.

Al final la conclusión es, que esta situación tiene que ver con una bajísima auto-estima, porque; si no nos amamos verdaderamente, con un amor sano, poderoso, no sabemos cómo aceptarlo, recibirlo, de los demás, sin siquiera marcar los límites, siendo que nuestro amor propio ha sido agredido. Somos incapaces de dar amor verdadero a los demás si no nos amamos nosotros mismos. Realmente no se puede dar lo que no se tiene, al igual que no se puede pedir peras al olmo.

Es justo reconocer que en el momento en que estamos ahora, tenemos un mayor conocimiento del funcionamiento como seres humanos. Luego, en homenaje a ese conocimiento, utilicemos las herramientas que tenemos a la mano, para mejorar como personas y en nuestra relación con los demás, especialmente con los que amamos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: