Los payasos son personajes con vestimenta extravagante, maquillaje excesivo y pelucas llamativas, asociados como artistas de circo haciendo reír a las personas por hacer bromas, piruetas, trucos divertidos y burlarsen de la cotidianidad.

Los payasos producen diversidad de emociones en niños y adultos, por lo general en momentos divertidos y de entretenimiento. Pero un mínimo porcentaje de la población siente temor desmedido hacia los estos hasta el punto de sentir miedo extremo, esto es lo que se conoce como coulrofobia o fobia a los payasos.

La fobia o miedo a los payasos se vincula a causas emocionales en la subconsciencia de la persona; quien la padece, sufre de ataques de ansiedad, taquicardia, temblores, dificultad para respirar y angustia ante la presencia de un payaso o imagen del mismo; y afirman que ese miedo se debe por haber vivido una experiencia negativa en torno a la presencia o figura de un payaso. Esta fobia incluye también a mimos, bufones o cualquiera que cubra su cara con exceso de maquillaje y pintura.

En un articulo de Psychology Today, de Carlin Flora, publicado en julio del 2006, se dice que muchas personas temen a los payasos porque la identificación de las expresiones faciales se vuelve muy complicada debajo del maquillaje, además una clave para la supervivencia de nuestra especie, ha sido durante años la capacidad de leer las expresiones faciales, el hecho de no poder leerlas, genera desconfianza y temor en muchas personas.

Un estudio experimental que se llevó a cabo en la Universidad de Sheffield reveló que a los niños les asusta que las habitaciones de los hospitales estén decoradas con payasos; expertos en psicología y fobias afirman que la causa se vincula al uso de payasos en películas y series de terror como técnica para generar miedo a la audiencia. Pero profesionales más especializados señalan que la coulrofobia se debe al extraño uso de maquillaje que emplean los payasos ya que la nariz roja, los colores, los ojos y sonrisas exagerados, son estímulos singulares para la mente de un niño ocasionándole miedo.

El tratamiento para combatir la coulrofobia es la terapia de desensibilización que consiste en discutir con el paciente acerca de sus miedos y luego ver imágenes o vídeos relacionados con los payasos. La intención es que el paciente esté en condiciones de relacionarse de vista y trato con payasos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: