Fotografía

La Cosa con Plumas


La cosa con plumas (The Thing With Feathers) es una gran novela de ficción oscura concebida por el multipremiado escritor estadounidense, Norman Prentiss. Esta obra logra combinar amor, melancolía, esperanza y terror, a lo largo de sus apenas 25 páginas, y el resultado es un libro maravilloso.

En La cosa con plumas nos encontramos con un hombre que ha soñado con volar desde niño. Siempre se imaginó volando por encima de todo el sufrimiento ocasionado por el maltrato y la mala suerte. Estos sueños continuaron hasta la edad adulta, pero sus limitadas capacidades le impidieron lograr su sueño de convertirse en piloto. Y ahora se encuentra trabajando en un proyecto que involucra una gran cantidad de plumas.

A continuación en La cosa con plumas, conocemos a Claire, una joven que tiene sus propios sueños y la inteligencia y los medios necesarios para alcanzarlos. Claire quiere ser veterinaria, pero tiene un obstáculo en su camino. A ella no le agrada la fisiología animal y se siente muy incómoda frente a las aves, lo que es un problema cuando tiene que realizar cualquier tipo de disección.

 

Su miedo a las aves se explica en la historia, pero conseguimos nuestro primer vistazo de ella cuando en la escuela secundaria debe estudiar el poema # 254 [Esperanza] de Emily Dickinson. Una obra edificante que utiliza plumas y un pájaro en vuelo como metáfora de la esperanza. Sin embargo para Claire, el poema es molesto, sus descripciones son frías y le recuerdan la obra de Edgar Allan Poe. Finalmente, el hombre y Claire se encuentran, y aprendemos en La cosa con plumas que la esperanza de una persona puede servir como inspiración para otras. Pero, también descubrimos que esa misma esperanza puede ser el último refugio para los demás.

La cosa con plumas es una de las historias de ficción oscura más melancólica y sugerente que he leído. El uso de Prentiss del diálogo interno, la literatura y el miedo funcionan maravillosamente juntos, lo que permite a los lectores visualizar fácilmente la narrativa, incluso mientras se estremecen con los aspectos más viscerales de la trama. Y sí, escribí visceral; hay escenas en La cosa con plumas que tendrán a los lectores rechinando los dientes o agonizando con los personajes.

Si bien La cosa con plumas no es un cuento de horror puro, se las arregla muy bien para hacer mucho daño. Aunque el año recién comienza, este libro ha pasado a ser mi obra favorita de ficción oscura, y fácilmente estará entre los mejores cinco de mi lista histórica.

Por último, la calidad de La cosa con plumas en términos de diseño es excepcional para un libro de este género, y sin duda será de interés para los coleccionistas también. Un libro muy recomendable.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: