Corrupción en Miami.

No estar en la onda es escribir algo hoy en día sobre Corrupción en Miami. Menos aún es hacerlo sobre la BSO. Pero hay cosas que nunca pasan de moda. Y no me refiero a las americanas blancas de Armani de Don Johnson.

Miami Vice fue una serie de televisión estadounidense (en España se llamó Corrupción en Miami y en Hispanoamérica, División Miami, Vicio en Miami o Miami, Policía Especial) producida por Michael Mann para la NBC de finales de los 80.

James “Sonny” Crockett (Don Johnson) y Ricardo Tubbs (Philip Michael Thomas), eran una pareja de detectives infiltrados en el mundo del narcotráfico y la corrupción de Miami. No engañaba el nombre de la serie, obviamente. Pero lo realmente rompedor de aquella serie de televisión era su música. Y para el que suscribe, su cabecera, que habría de acompañarle hasta la actualidad, llenando su cabeza (no sé si de manera real o no) de flamencos rosas que salen en estampida al oír el retumbar de la banda sonora con la que iniciaba cada episodio.

Nick Nolte y Jeff Bridges fueron las primeras opciones para el papel de Sonny Crocket, papel que como ya hemos dicho acabaría haciendo Don Johnson en el que sería el personaje de su vida por el que es recordado para siempre.

Corrupción en Miami

Un Don Johnson que requiere un capítulo aparte. Alguien que fue capaz de poner de moda el modelo de chulo latino con la combinación chaqueta blanca de Armani, camiseta, pantalones claros sin cinturón y mocasín sin calcetines merece ser recordado para siempre. Quizás para no repetir errores. Aunque bien es cierto que el bueno de Don tiene una biografía que aporta un par de datos dignos de mención más allá de Sonny Crocket. El par de veces que estuvo casado con Melanie Griffith (con la que tiene una hija de nombre Dakota) y su relación con Barbra Streisand, con la que llegó a grabar un dueto: “Till I loved you”.

Sí. En el vídeo se puede escuchar la canción en cuestión aunque sé que lo más sorprendente es que se casara DOS veces con una Melanie Griffith pre Antonio Banderas.

Pero, aunque es muy tentador hablar largo y tendido sobre el bueno de Sonny Crocket, o más concretamente, Don Johnson, esto versa de música. De la BSO de Corrupción en Miami. De la cabecera de Corrupción en Miami como medida de todas las cosas. Esa música que suena mientras los flamencos rosas asaltan nuestra aturullada mente. Aquella BSO que tienen un par de momentos al menos (como las veces que se casaron Don Johnson y Melanie Griffith) importantes más allá de los flamencos rosas. Fue la música que sonó sin descanso en el All Star de la NBA de 1990. El All Star que se celebró -obviamente otra vez- en Miami. Un All Star lleno de glamour en las gradas, por donde pululaba gente como Julio Iglesias, otro buen representante de todo lo que representaba, valga la redundancia, Sonny Crocket: Chaquetas blancas de Armani con camiseta debajo, pantalón claro sin cinturón y mocasín sin calcetines. Aparte de otro rasgo común de estos personajes: El bronceado todo el año.

Y durante muchos años, el Miami Vice Theme, o sea la cabecera de entrada de la serie, fue el inicio de todos conciertos de Siniestro Total.

Corrupción en Miami era una serie en la que la elección de la música y la fotografía estaba influída por la cultura new wave de los años 80. Uno de los directores de la serie afirmaba que estaba diseñada para una audiencia de MTV. Un concepto que derivaba en que llegaban a ser más interesantes las imágenes, emociones y energía que el argumento, los personajes o las palabras en sí. Todo esto que nos puede parecer tan extraño hoy en día, convirtió Corrupción en Miami en absoluto éxito inmediato.

Se dice que Corrupción en Miami fue también una serie de televisión que dio por aquel entonces más importancia a la música porque se gastaba alrededor de 10.000 dólares por episodio para pagar los derechos de las canciones que se utilizarían en él. Todo fue dando la vuelta, y tanto usar éxitos pop y rock de los años 80, dar importancia a la selección musical, hizo que para muchos artistas, tener una canción sonando en la serie se convirtiera en un importante impulso para sus carreras y para sus sellos discográficos.

El Estilo de Corrupción en Miami

Pero, más allá de el atuendo de Sonny Crocket, sólo recordamos a los flamencos rosas. Esa estampida al ritmo de la cabecera de la serie. A pesar de aportar conceptos al mundo como fue la barba de tres días (ese Sonny Crocket canalla permanentemente sin afeitar, pero sin una barba real), o las ya comentadas americanas blancas de Armani sobre camisetas, acompañadas de pantalones claros sin cinturón y el inevitable mocasín sin calcetín.

Corrupción en Miami fue un referente. Descubrió al mundo que la ciudad por donde deambulaba Sonny Crocket era una especie de Tierra Prometida para el mundo latino. Evidentemente, era también la tierra de Julio Iglesias, como ya hemos dicho.

Después de aquella serie, nada volvió a ser lo mismo. El el 2006 el mismo Michael Mann dirigió la película con Colin Farrell, Jamie Foxx, Gong Li, Naomie Harris y Luis Tosar. Pero eso no es realmente importante.

 

Miami Vice Theme

Lo importante es saber si cada vez que vuelva a sonar la cabecera de Corrupción en Miami volverán a salir en estampida los flamencos rosas. Y esa, amigas y amigos, es la pregunta...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: