Hay muchas coincidencias consistentes en la vida para que pensemos que el azar o una forma aleatoria de destino funcione a nuestros favor; de ser así, cada vez que apostase dinero en la lotería, mis probabilidades de ganarla serían justas, proporcionales, y muy pocas veces volvería a casa con los bolsillos vacíos, pero ésto es algo más que meras coincidencias -la causalidad- como dirían algunos va más allá del despropósito y el  desatino de lo que pensemos se debe a una forma de suerte o "destino".

Solía escribir en un lugar que ha cerrado para los escritos en español... Ahora que tengo mayor acceso a Internet, esta semana me propuse revisar un poco las ventajas y facilidades a las que me negué acceder por razones de tiempo y dinero ¿Qué hallé? Había un trio de mensajes y seguidores, a los que no les respondí nada agradeciendo sus comentarios y, hasta hallé palabras de aliento en nuevo amigo virtual que escribe en este sitio. ¿Qué estaba pasando?

Hace décadas me hago preguntas. Llevo años con una lucha interior para saber más de lo que veo acá, dentro de mis limitaciones terrenales, y ese ser abstracto -llamado DIOS- sigue dándome pistas para llegar a un mejor conocimiento de Su naturaleza, pero experimentándole en la mía.

En cierto momento escribí un artículo que me fue muy particular en ese momento... El oportunismo religioso de alguien que me enviaba mensajes de textos esos días, me molestaba y no pude menos que vaciar mis emociones escribiéndole (¡Y lo hice!).

Hoy, para mi sorpresa, me encontré correspondiendo a un par de comentarios que me enviaron el año pasado (Sorry!) y me explayé un poco con alguien que usa el nick de "dios". Su argumento suena convincente para los que -alguna vez- hemos visto las manipulaciones "religiosas" de organizaciones, de personas que actúan como individuos y, haciéndolas a su antojo perjudican la fe de un colectivo y, peor aún, son escollos en el camino a la libertad de una multitud, misma que -justamente resentida- vuelve la espalda a DIOS y cierra la espalda a las personas que auténticamente han dado un vuelco total a sus vidas...

Este comentarista no me entendió. Sólo enfocó sus coincidencias a las que parecen sólo mías, pero me identifiqué sólo en parte de lo que fui en un pasado, y de esto han transcurrido décadas. No negaré que crecí con ideas preconcebidas, heredadas y modificadas en la cultura en que nací y me siento emancipado: No soy religioso y, aunque creo en Dios, no creo en las "instituciones" que el hombre sigue inventando para sacar provecho y ventaja de terceros.

Coincidencialmente, también, otra persona me ha dejado un comentario positivo. No que haya investigado su sugerencia y, de hecho, cuando leí al vuelo tal sugestión, me dije a mí mismo: "Quizá no haga lo que me sugiere. Creo que entendió mal". No obstante, he sido yo quien subestimé algo su buena intensión. De haber leído su comentario hace una semana, no habría cumplido con lo que le dije...

Hoy, sin haberme despegado de la PC, mi cuñado se apareció con una película. ¡Saben qué? El vídeo que trajo para que viésemos era "Conversaciones con Dios".

Ya han pasado horas desde que la vimos... Aprendí mucho y seguiré aprendiendo, pero deseo que muchos comprendan la constancia de Dios. Él siempre está y estará allí para cuando queramos "verlo", saber de Él y, pese a la opinión de otras personas que intentan evadir que Él, también, es DIOS y HACE JUSTICIA, Su bondad es infinita y, a la vez, finaliza cuando Él soberanamente lo decide.

No tengo otra fuente que la Biblia para referirles quien es DIOS. El es un absoluto y, a la vez, un abstracto intangible ¡como los números! (No existen y se ven. No son y se calculan o se miden). Sé que muchos han deseado poder decidir -a plenitud- el resultado de sus vidas o acciones. Sé que hemos cuestionado, hasta el hartazgo, cuestiones que sólo nosotros sabemos; pero en éste particular de hoy, sé que Dios -también insistió. ¿Cómo iban a escribir un comentario como ese, para luego ser invitado a ver la pelicula del libro que me comentaban procurar leer?

Yo testifico que DIOS actúa así. Doy fe de que no es en vano que Éxodo34:6-7 me hubiera impresionado tanto al ser leída en la Iglesia a la que asistí la semana pasada: Tengo un manuscrito que transcribiré cuando pueda...

Éxodo 34:6-7, en pocas palabras,  lo entiendo como una revelación autobiográfica de Dios, la forma en que se vé a Sí mismo, y quiere que sepamos que es así. ¿Deja Su justicia por ser compasivo y tardo para airarse? ¿Es indiferente, injusto, como para postergar decisiones judiciales que parecen trascender la historia sin que logremos entender qué está pasando?

Admito que siento y resiento la manipulación que ha hecho el hombre con porciones de La Escritura. Lamento que los escritos originales no los conservemos hasta el día de hoy; sin embargo, lo poco o mucho que se conserve, sigue teniendo vigencia y suficiencia para nuestros días y, aún así, el comentario de mi amigo parece inclinarse a que asiente y aplaude la  amistad y la compasión divina del Creador...  Pero yo mismo tengo pruebas de que Su ira -también- es Real y Soberana.

Su castigo, cuando venga en el futuro (y cuando viene) en el presente, es legal, legítimo y justo: Tengo cuadernos que me recuerdan las veces en las que le he percibido actuando y, si ahora no le "veo" actuar con justicia legal y soberana retaliación, es porque estoy  más pendiente de mis cosas personales que de las que Él tiene en mente para la humanidad: Lo mismo aplica a cada uno de nosotros...

Acepto que parte de las cualidades que describe el autor del libro "Conversaciones con Dios" son reales, pero no hay una "revelación" más nueva de Dios que las dejadas por Su hijo Jesucristo.  Ese libro no puede sustituir -ni comprementar- lo que Jesús nos dijo de Su Padre. Mi experiencia, mi caminar con los hombres, sólo me confirma lo que otras generaciones han aprendido de su relación con Dios en medio de la humanidad. Cualquier cosa "adicional" que contradiga lo heredado en 2 milenios -viniendo aún de ángeles- y saliendo de lo que me ha enseñado mi experiencia (a solas y con Jesús de Nazareth) la pongo en una forma de  cuarentena, hasta que Dios me la confirme. No obstante, para que te nutras de lo que otros han aprendido otros, te recomiendo veas y leas "El fenómeno Lázaro", un trabajo del Dr. Richard  Kent (de Inglaterra). Éste era un incrédulo y terminó volviéndose cristiano... Puedes buscarlo y descargarlo en Internet. (www.finalfrontier.org.uk) (Free E-movies) De ese modo, también, aprendemos de la subjetividad, de la opinión o vivencias que pueden aparearse a las nuestras, pues, la verdad no fluye en un sólo sentido y NO PUEDO HACERLA ACOMODATICIA A MIS CREENCIAS O CONVENIENCIAS. No puedo tomar una verdad y acomodarla a mis necesidades, dejando fuera otros aspectos que van más allá de lo que han vivido millones de personas por milenios, como si el sufrimiento o los padecimientos de otros no se deben, en alguna medida, a mi responsabilidad y/o a la de terceros: Dios no es un mito, tampoco un cuento navideño bonito, pues, si es real (lo es) se dará a conocer tal como es y -primero- NOS HARÁ CONOCER CÓMO SOMOS, para poder entender Sus diferencias y apreciaremos nuestras deficiencias (para corregirlas): Yo mismo soy insuficiente y deficiente...

¡Gracias Christian!

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: