agresividad

Controla tus actuaciones

Es bueno identificar la manera cómo se puede manifestar la agresividad y la violencia juvenil en las escuelas de tal manera que se puedan encontrar herramientas para evitarla y controlar sus actuaciones; por ello se requiere un acompañamiento efecti­vo de padres de familia y demás miembros de la Comunidad Educativa, lo cual implica asumir la realidad que estamos viviendo con mucha res­ponsabilidad y respeto a los espacios y a las dife­rencias que caracterizan las individualidades de las personas.

Cabe mencionar que nuestros niños y jó­venes reciben influencia de los distintos medios de comunicación, incidiendo en los comporta­mientos que al final adoptan como propios en los distintos espacios en que se desenvuelven. Hoy al tener una comunicación abierta al mundo, estamos expuestos a tomar modelos de comportamientos muy distantes de los principios que desde el hogar y la Institución se orientan. Por eso encontramos niños y jóvenes que exclu­yen y discriminan a compañeros para sentirse por encima de los demás, conforman grupos que cada vez toman fuerza hasta ganar grandes es­pacios dentro del colectivo -bien sea por temor o "compañerismo"-.

Existen muchos ejemplos que revelan actitudes de irrespeto a compañeros y en con­secuencia a los procesos y a la Institución; esas actitudes permiten que los estudiantes se con­viertan en generadores de conflictos dentro del aula de clase, por ejemplo: Cuando un estudiante a través del celular y/o internet, envía mensajes a sus compañeros, para señalar algo cierto o falso de un compañero (a); generando con ello, la burla hacia los demás. • Cuando colocamos apodos a un compañero (a), para hacerlo (a) sentir mal y logramos que esto sea constante hasta provocar bajarle la autoesti­ma y la exclusión del grupo.  "Cuando para pertenecer socialmente a un gru­po específico, se ponen condiciones que implica sumisión y cambios hasta en la presentación per­sonal, formas de vestir y de hablar".

Este último ejemplo lo podemos palpar, al observar que el niño o el joven, personaliza el uniforme del Colegio; "entuba" el pantalón y la niña recorta y ajusta la falda lo más que pueda a su cuerpo..., los peinados y las prendas o acce­sorios que usan, son modelos extraídos de otros contextos o culturas que los distancia de los prin­cipios del hogar y de la Institución.

Ocúpate conscien­temente de tu quehacer, aprópiate del modelo de hombre o de mujer que tus padres ejemplarizan y refuerza a través del pro­yecto educativo Institucional... ¡vivéncialo con el Perfil de Estudiante.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: