influencia


El control de los medios de comunicación


La televisión, un invento de inicios del siglo XX, ocupa hoy en día un lugar importante en la vida cotidiana de cualquier persona. Nadie duda de su importancia que tiene este medio de comunicación para la sociedad. Creó en su tiempo muchos nuevos puestos de trabajo que, antes de la llegada de televisión a los hogares, no existían (actores a gran escala, reporteros, presentadores, redactores, doblajes, camarógrafos….). Expande las noticias en tiempo real por cable a cualquier rincón del mundo y cualquier idioma. Su aporte de imágenes en combinación con el sonido y el texto ha revolucionado el mundo de la comunicación.

Se ruedan películas que después se emiten en cualquier lugar y traducido en diferentes lenguas. Se pueden ver documentales cómodamente desde el sofá en corto espacio de tiempo, en vez de leer los libros de historia durante varios días. Bajo el lema que una imagen vale más que mil, el impacto de poder ver los documentales y diferentes historias tiene un gran impacto en los espectadores.

La publicidad llega a un público mucho mayor y los departamentos de marketing pueden realizar estudios más amplios sobre los gustos de la sociedad, basado en estudios psicológicos realizados por expertos sobre el comportamiento humano.

Pues sí, un medio de comercializar productos, gustos, modas… un medio de manipulación de una sociedad inconsciente de estar sometido bajo la influencia de los medios de comunicación que marcan las tendencias y dictaminan un comportamiento determinado.

La televisión, uno de los mayores medios de comunicación, ha sustituido los estudios del individuo y lo ha convertido en un ser estudiado basado en su comportamiento, reacción, actitud y gustos. La televisión ocupa nuestro tiempo libre, un tiempo que antes utilizábamos para estudios, reuniones con amigos, excursiones, vida al aire libre, formarnos, relacionarnos… ¿Quién no ha prescindido de una cena agradable entre amigos para quedarse echado en la casa a ver una película buena? Queramos reconocerlo o no, la televisión ya tiene una gran influencia sobre la mayoría de las personas.

Los medios de comunicación nos han convertido en personas cómodas, vagas y aburridas, porque nos sirve toda la información, noticias, publicidad, documentales, películas, tienda en casa, todo en una bandeja de plata. Ya no tenemos que ir a comprar un periódico para ver qué pasa en el mundo, ya que nos lo ponen todo en pantalla nada más prender la tele. ¿Quién no sabe a qué hora se emite el noticiero? Ya no hace falta investigar qué ofertas hay en el supermercado x, te lo anuncian en la tele en la publicidad. ¿Qué productos nuevos hay en los mercados? No te preocupes, tan pronto como salen a la venta e incluso antes, ya te lo anuncian en la tele para que no te lo pierdas. ¡Sé el primero en comprarlo! ¿Cuál es la tendencia en el mundo de la moda? Una vez más, la televisión te informa acerca de este tema.

Esto conlleva a que la televisión como medio de comunicación por excelencia manipule a la gente. Estamos entregados a unos pocos expertos que estudian nuestro comportamiento, nuestras reacciones, nuestros gustos, nuestros hábitos… llevan estadísticas completas para basar las nuevas tendencias en sus estudios realizados de antemano. Unos pocos señores llevan un control exhausto para dominar al mundo completo. Son ellos los que dictan qué ver, qué comer, cómo vestirse, cómo hablar, dónde divertirse, dónde pasar las vacaciones…

Creemos estar en capacidad de opinar, der crear nuestro propio juicio acerca de cualquier tema. No obstante, debemos de tener en cuenta que la opinión formada se basa en la información previamente percibida. ¿De dónde viene esta información? Mayoritariamente de la televisión. La información que se cuenta en las noticias, documentales, entrevistas, otros programas son parciales, se publica o se cuenta lo que unos pocos quieren que la mayoría vea y escuche. La información viene manipulada de antemano. Incluso los periódicos, las revistas y la radio no se salvan de este virus informativo para ofrecer más servicios y ventas.

Los medios de comunicación marcan las tendencias de naciones enteras, haciendo uso de su influencia sobre las personas.

Ya no queda lugar para el individuo, su originalidad a la hora de peinarse, vestirse, expresarse, al trabajar…. Más bien, si una persona se sale de la línea común de la tendencia actual ya es considerado un bicho raro, loco, desintegrado de la sociedad y, en ocasiones, hasta vigilado y perseguido. Simplemente, una persona en contra de las creencias comunes dictaminadas por unos pocos.

Ya no queda espacio para la individualidad, el genio, inventor, pensador y creador. La personalidad individual que destaca a la persona diferente ya no tiene interés. Es triste, pero es la verdad y la mayoría de la gente ni se dan cuenta que están siendo manipuladas, porque ya no se preocupan como antes, no investigan, no leen, no estudian por cuenta propia. Nos volvimos demasiado cómodos. Esta situación algún día pasará factura, porque ya dependemos de demasiadas cosas. Perdimos nuestra autosuficiencia. Porque también está el miedo. El temor a hablar y descubrir verdades que serán desmentidas por los intereses que están en medio. Y las consecuencias pueden ser la ausencia de credibilidad, sanciones, ingreso en la cárcel o un manicomio o, finalmente, la muerte. Es más fácil y cómodo integrarse en lugar de investigar y luchar.

marketing

marketing

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: