El camino hacia el éxito nunca es fácil, pero existe.

Una buena motivación determina nuestro éxito

Tomaremos un ejemplo del mundo mercantil, que podemos aplicar a nuestra propia vida, para tener más éxito del que tenemos ahora. Creo que todos sabemos lo que es un contrato; en pocas palabras, se puede definir como un acuerdo formal entre dos partes, que se rige por una serie de condiciones, las cuales, ambas partes aceptan.

Desarrollo de la cristalización positiva de una idea

¿Será posible hacer un acuerdo con nosotros mismos y cumplirlo al pie de la letra? ¡Claro que sí! Recuerden que todo lo  que nuestra mente es capaz de concebir, entonces, es capaz de conseguir. Los más grandes proyectos que se han ejecutando en este mundo, han sido creación de la mente de un hombre; esa es la condición...primero debe tener forma definida en nuestra mente, para que luego se pueda materializar. Ahora bien, volviendo al tema del contrato con nosotros mismos, me gustaría compartir con ustedes un modelo, que ha servido de motivación al logro  a una cantidad apreciable de personas. Dice así:

“Hoy tomo una decisión para hacer este acuerdo positivo: prometo de manera absoluta y definitiva, comenzar una nueva etapa en mi vida y hacer mucho más por mi mismo. Ya no quiero huir; quiero dejar de fracasar. Hoy me revestiré de valor y tomaré el control de mi destino. Me enfrentaré y venceré todos los problemas; aceptaré todos los retos, porque sé que soy capaz de vencer, pues mi victoria existe desde el momento en que fui concebido.

Hoy entiendo que el camino fácil es que lleva al fracaso, por lo tanto, ya no lo tomaré. Controlaré mis apetitos físicos y emocionales, porque retrasan mi triunfo y crecimiento. Practicaré la disciplina y la constancia, pues su rigor es solo un precio justo, que pagaré gustosamente, por alcanzar mis metas. Nutriré mi mente de la información que requiero y que me ayudará a lograr mi desarrollo y vencer. Mi espíritu vibrará de positivismo y rechazará todo lo negativo. El amor será mi arma secreta.

Hoy también renunciaré, de una vez y para siempre, a la envidia, pereza, debilidad de carácter, al ocio y en general a los malos hábitos que convierten al hombre en un ser negativo, mediocre y conformista, frenando o anulando su crecimiento. Hoy declaro que todas las excusas pertenecen al pasado y que tengo la capacidad de alcanzar la FELICIDAD. Jamás me conformaré con limosnas de la vida. Se que nací para triunfar, pues Dios me ha hecho a su imagen y semejanza y me ha recibido como su hijo; por eso, puedo gritar desde el monte más alto “No hay nada difícil para un hijo de Dios.

Soy inmensamente feliz, al saber que puedo abrir las puertas del éxito, la felicidad y la abundancia, para brindar a mis seres queridos todas las cosas que deseo.
Queda entendido que, al aceptar y firmar este contrato, estoy dando mi primer paso hacia mi primera meta, que consiste en (...) y una vez alcanzada, continuaré hacia al cumplimiento de la próxima.

Si no cumplo este contrato conmigo mismo, merezco seguir llevando la vida que hasta ahora he tenido”.

Se debe firmar y debe ser leído dos veces al día, preferiblemente en la mañana y en la noche, antes de dormir. Sentiremos una fuerza invisible, que nos impulsa. Trabajaremos más a gusto, nacerán mejores ideas y sentiremos que disfrutamos más de nuestra vida. Luego de conquistar la primera meta, será inevitable ir en busca de las demás.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: