Muchas parejas españolas han contratado los servicios de una madre se alquiler en empresas de Estados Unidos que ofrecen incluso catálogos con fotografías de las aspirantes con todo lujo de detalles de su personalidad. Después de elegir la persona que les parece más idónea para que les preste su útero, las parejas viajan a Estados Unidos para pagar a la empresa la cantidad acordada que oscila entre 60.000 y 70.000 euros y conocer a su vez a la persona elegida.

fotografia

La practica del vientre de alquiler o maternidad subrogada es ilegal en España según la Ley de Reproducción Asistida que solo permite la inseminación artificial en parejas o mujeres solteras que deseen ser madres. Sin embargo en Estados Unidos, la practica está muy extendida y se ha convertido en un negocio que crece cada día más y varias son las empresas que se anuncian en Internet. La páginas web de estas empresas ofrecen amplia información de las candidatas, su color de pelo, su peso, su edad, su religión, etc. La mayoría son mujeres jóvenes de 25 o 35 años que ya han tenido algún hijo y algunas ya tienen experiencia con ser madres de alquiler y desean repetir por motivos económicos.

fotografia

La cantidad que reciben las mujeres que prestan su útero son de unos 16.000 o 18.000 euros ya que el resto se lo queda la empresa pues tienen que pagar el personal médico, los contratos con un bufete de abogados, la estancia de la pareja contratante en un hotel cuando se desplazan, así como la inseminación, cuidados y parto de la madre gestante del bebé. Cada pareja tiene situaciones diferentes, ya que algunas parejas son sometidas a la extracción de óvulos y semen y se les hace una inseminación artificial para colocarla a la madre que gestará el bebé, lo que hará que sea un hijo totalmente natural de la pareja aunque lo haya gestado otro vientre.

fotografia

También puede ser con el óvulo de la mujer y un espermatozoide desconocido o a la inversa. Siendo de esta manera uno de los dos de la pareja padre o madre natural del bebé. Esto también se realiza en parejas homosexuales donde uno de ellos ofrece semen y el óbulo es de una mujer anónima. Aunque es frecuente que la empresa se encargue de la inseminación total sin conocerse el origen del óvulo fecundado, pues ya se supone que son de personas que han pasado una estricta selección. 

fotografia

fotograf

fotografia

Los problemas legales podrían ser al regreso a España, pero como los padres (sean o no homosexuales) llegan con un certificado de que el niño es suyo, no hay ninguna ley que pueda objetar nada ni que interfiera aunque que se sabe la forma con la que se ha concebido el bebé. Son varias las webs que informan con total confidencialidad de los trámites a seguir, entre ellas www.legaliberoamericana.com y otras muchas que se pueden encontrar en Internet.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: