Con la crisis del periodismo ha llegado el momento de plantearse nuevas soluciones. Para enfrentarse a este problema las empresas se han lanzado a ofrecer servicios de pago para completar sus ingresos. La publicidad ya no es suficiente para cubrir los costes (o para aumentar beneficios) y a los internautas les toca pagar parte del contenido si quieren seguir disfrutando.

 

Spotify es un ejemplo de servicio web gratuito que permite aumentar y mejorar la oferta a los usuarios que paguen este paquete de servicios de alto valor añadido. Es lo que llamamos servicios freemium, mezcla de contenidos de pago y gratuito dependiendo de lo atractivos que resulten a ojos del usuario. Un ejemplo de este servicio sería Orbyt de El Mundo, quien ofrece contenidos extra de calidad a quienes se abonen a dicho servicio.

 

La televisión es otro medio que no quiere quedarse atrás en cuanto a este tipo de financiación. Las opciones disponibles para ello empiezan a ser masivas: televisores con conexión wifi, consolas de videojuegos, set top boxes, operadoras de cable y servicios como Ono, Jazztel o Imagenio, discos duros multimedia con conexión... Son muchos aparatos y empresas a través de las que se ofrece la conexión en la tele, aparte del propio PC.

 

 

Fuente: PlanetaMedia

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: