La contaminación y los recortes en Madrid

Las alertas por alta contaminación se han puesto de moda en Madrid últimamente. Lo raro es que no haya sucedido antes, porque tenemos una ciudad en la que se utiliza en exceso el vehículo privado ¿Esto a que se debe? Hay gente muy señorita que va en coche hasta a por el pan. Pero también hay gente que, debido a los recortes, tiene un transporte muy deficiente o directamente no le queda otra.

Que el PP ha destruido el transporte público madrileño no es ningún misterio. Me llama mucho la atención que ahora digan que lo refuerzan por la contaminación. Sencillamente pienso ¿Y si no se hubiera recortado a diestro y siniestro? ¿Y si no se hubiera llevado el metro allí donde no era necesario? De hecho, el tema me ha hecho encontrarme con uno de los casos más salvajes y no tan conocidos de recortes, esta vez en autobuses.

Tanto en la capital como en los municipios de la comunidad han llovido sablazos a diestro y siniestro contra el servicio de autobuses. Recortes tan brutales e injustificados que, en algunos casos, han derivado en manifestaciones y en marchas atrás por parte del CRTM (Consorcio Regional de Transportes de Madrid). En una noche de aburrimiento me di cuenta del caso de Algete y Cobeña.

Algete y Cobeña: un caso sonado de recortes

Algete es un municipio de unos 20.000 habitantes que cuenta con varias urbanizaciones aisladas del casco urbano y una serie de polígonos industriales. Además, cuenta con 2 institutos públicos donde se imparten ciclos de formación profesional, aparte de la ESO y bachillerato. En otras palabras, es un importante foco de trabajo y educación, además de una relevante zona residencial.

La política de la tijera del PP le supuso perder su red de autobuses urbanos y una de sus líneas interurbanas a Madrid. Las protestas vecinales consiguieron salvar esta línea interurbana, la 185, pero solo parcialmente, ya que desde ese momento se modificó su recorrido para hacerla pasar por Cobeña. En una situación así, normal que la gente con coche acabe contribuyendo a aumentar esa nube de contaminación que hay sobre Madrid y parece la nave gigante de Independence Day.

La línea 185 antes tenía también una frecuencia de 40 minutos, con un total de 24 expediciones. Actualmente, solo tiene 13, y con “ruta turística” por Cobeña. También cuenta Algete con otras 4 líneas a Plaza de Castilla, más 1 a Barajas. 6 líneas puede sonar bastante, pero cada una tiene su razón de ser y su frecuencia es escasa.

Cobeña, un pueblo de 7000 habitantes, ha sufrido también los recortes. Actualmente cuenta con 2 líneas interurbanas a Plaza de Castilla, cosa que seguro que el PP interpreta como una mejoría. Pero no es así, porque antes su única línea a Plaza de Castilla (183) ofrecía bastante más servicio que las 2 actuales. Concretamente, había una frecuencia de 40 minutos, sumando un total de 31 expediciones a Plaza de Castilla. Actualmente, solo hay 23 expediciones, contando ya las 2 líneas. 

Los recortes erróneos y la vuelta atrás

Hace poco se creó la línea 180A, que une el casco urbano de Algete con los polígonos industriales y la urbanización Prado Norte. Aunque esto podría considerarse una recuperación parcial del servicio urbano, los recortes hacen mucho daño y es difícil recuperar al usuario que ha desistido de utilizar el servicio.

Esto demuestra el tremendo error que ha sido aplicar semejantes recortes en Algete y Cobeña. Es lógico que, con la elevada tasa de desempleo y la reducción del nivel adquisitivo que vivimos, se reduzca el número de viajeros. No obstante, hay muchas formas de reorganizar el servicio y de conseguir más usuarios, y suprimir servicios de forma indiscriminada no es una de ellas. Esto con las alertas por contaminación parece que les vuelve a la mente a algunos.

La moraleja

En cualquier caso, la moraleja de la historia debe quedarnos clara. Los vecinos de Algete recuperaron parte de lo que se les arrebató saliendo a la calle a protestar. Y este no es el único caso en el que una protesta vecinal consigue reducir los efectos de los salvajes recortes que se han aplicado por doquier.

Así que esto es lo que recomiendo a todo el mundo: protestar contra los recortes. No basta con quejarse entre amigos o en los foros. Hay que recoger firmas, poner reclamaciones e incluso organizar manifestaciones. Evidentemente, 2 o 3 personas poco van a conseguir, pero 20 o 30 sí que pueden hacer el suficiente ruido para que se les escuche. Aprovechemos, ya que estamos, el tema de la contaminación.

Adjunto en la galería de fotos horarios antiguos y actuales de las líneas recortadas.

Horarios de la línea 183 antes de los recortes

Horarios de la línea 183 después de los recortes

Horarios de la línea 185 antes de los recortes

Horarios de la línea 185 después de los recortes, causando así que se incremente la contaminación por el aumento del uso del coche

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: