La contabilidad es un sistema de información matemático, expresado en la ecuación A igual a P1 + P2, desarrollo teórico antiquísimo.

Por A, se apunta a los llamados activos, que es todo lo que se tiene, por P1, se identifica las deudas contraídas con la denominación de pasivos, por P2, se apunta a la contribución de los dueños con aportes iniciales y el trabajo de A y P1.

Económicamente  la contabilidad permite medir y controlar la riqueza, teniendo en cuenta que de acuerdo a las normas internacionales de contabilidad, dentro de los activos la tenencia no requiere la propiedad de la posesión.

Financieramente la contabilidad permite analizar la administración de los recursos, identificando que los activos son aplicaciones o usos de fondos, y los pasivos y patrimonio fuentes de fondos.

Es bueno anotar que la contabilidad como sistema de información matemático, en gran medida porque suma y resta generalmente de manera acumulada, simplifica todo su proceso en resúmenes generales conocidos como estados financieros.

Dentro de los estados financieros quiero citar tres a saber: balance general que muestra una fotografía del estado de la riqueza a una fecha determinada, el estado de resultados que muestra en un periodo fiscal, generalmente de enero 01 a diciembre 31, los efectos del trabajo con los recursos proporcionados, activos, pasivos y patrimonio, el flujo de efectivo que permite cuando se elabora correctamente, evaluar la veracidad de la información y el manejo del efectivo.

Quiero resaltar que cito, en mi opinión por supuesto, lo del estado de flujo de efectivo elaborado correctamente, cuando es elaborado comparativamente con otros periodos, en forma tal que identifiquemos partida a partida su efecto en el manejo de fondos de efectivo.

Propuse en cierto momento de mi vida profesional y me reafirmo en el presente, en la necesidad que el flujo de efectivo no sea un resumen de unas cuantas partidas, sino en un examen de todas con el efecto en los resultados finales del efectivo.

Un ejemplo de la presentación propuesta es la siguiente:

Cuenta

Saldo inicial

Fuente

Uso

Resultado final del efectivo

Saldo final en términos de efectivo

Inventarios

100

80

120

-       40

140

 

Al resultado final del efectivo llegamos a la fuente de $80, restando el uso de $120, para mostrar un uso de fondos final de $40, es decir no generó fondos sino que restó, por eso su presentación negativa.

El saldo final en términos de efectivo resulta de tomar el saldo inicial de $100, le sumamos el uso de $120 y le restamos la fuente de $80.

Como yo se que la desaprobación de la propuesta, es que se puede  pensar, que no todo lo que se mueve está en términos de efectivo, siendo por lo tanto ilógica la evaluación de la veracidad de los saldos finales contables.      

Pensamiento parcialmente correcto, es cierto que no todo lo que se mueve tiene que ver con fondos, pueden ser traslados, ajustes, errores contables, siendo en esta parte donde nos centraremos en nuestra evaluación.

Orgullosamente se muestra un crecimiento mayor por ejemplo en colocación de cartera, y resulta que con el método propuesto, nos damos cuenta que fueron reestructuraciones, no desembolsos de efectivo realmente, significando mayor endeudamiento de la población, mayores riesgos de recuperación.

La idea es que la diferencia contable con la de en términos de efectivo, genere inquietudes de indagar mucho más sobre lo presentado, para llegar  a una mayor certeza de los saldos presentados. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: