La palabra LUJO ha dejado de tener aquel significado que todos conocíamos y se ha desvirtuado a favor de una crisis que ha cambiado por completo la valoración que hacíamos de lo material. Consumir siempre ha generado un remordimiento y siempre como consecuencia de un modelo de conducta que ha permitido que fuéramos responsables de nuestros actos. Al comprar, el usuario se culpa frente al resto por ser testigo de algo que hace aun después de consentir un lujo que no es accesible para todo el mundo.

Este tormento nos persigue por tres razones:

1- Compramos muchas cosas que no nos hacen falta y sabemos que en futuro tampoco llegaremos a utilizar.

2- La manera de comprar llega a un sinsentido al darnos cuenta que el momento de la adquisición se ha convertido en algo trivial.

3- La culpa que sobreviene como consumidor nos afecta a nivel personal y representa una lacra social en tanto en cuanto somos partícipes de la barbarie consumista.

Existe un tipo de consumidor que es responsable de la compra, que se siente satisfecho de pagar un precio justo y que actúa bajo un interés de toda la sociedad. En un porcentaje muy alto es al que le gusta ser respetuoso con el medio ambiente, y el mercado funciona bajo grandes firmas que lo hacen posible. “VEJA” prosigue su labor por la mejoría ecológica dando trabajo a los productores de algodón en Brasil. Otras marcas, como “Caboclo” apuesta por reducir la producción, cubriendo las necesidades del mercad, y compensando la garantía de un acabado y un tejido óptimo a un precio justo.

Otras empresas aplican unos objetivos de marketing revolucionarios, dando al sistema la posibilidad de adquirir sus productos a bajo coste y promocionando al personal hasta conseguir una inserción laboral adecuada. Es el caso de “LA FAGEDA”, empresa que tiene entre sus trabajadores a personas con algún tipo de discapacidad, pero que consigue mantener una calidad alimentaria más que satisfactoria.

Consumir sin remordimientos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: