Ahorro de energía

Dejar el ordenador encendido todo el día es una tentación para muchos, sobre todo para los que utilizan programas de intercambio de archivos P2P. Pero seguro que te estarás preguntando ¿cómo puedo averiguar lo que gasta mi ordenador? La tarea es sencilla. Basta con acoplar un medidor de corriente. Puedes adquirir uno en cualquier tienda de electrónica o incluso en una ferretería. La mayoría están compuestos por un enchufe, varios botones y una pantalla indicadora, en la que se mostrará la medición del consumo del equipo a medir, en tiempo real. Debes colocarlo entre la toma de corriente y el conector del cable de alimentación al PC. Para ello puedes conectar el medidor directamente al enchufe y luego introducir el enchufe del cable del equipo en el conector de la parte superior del medidor de corriente. Si el ordenador está conectado habitualmente a una regleta, el medidor se inserta en el punto en el que estaba el enchufe del equipo.

El dato curioso:

La primera peculiaridad que observarás al conectar el medidor sin encender el ordenador y hacer la primera toma de datos de esta forma es, a no ser que tu CPU disponga de un interruptor en su parte trasera, y este esté en posición de apagado el medidor no marcará cero. En su lugar aparecerá una cantidad de watios muy pequeña, pero que supone un consumo, aunque sea mínimo.

Esto se debe a que circula corriente por el cable del equipo del ordenador. Si el PC tuviese un interruptor y este estuviera apagado, no circularía electricidad por el cable y el medidor marcaría cero.

Tras esta primera sorpresa, enciende el equipo y echa una ojeada a la pantalla del dispositivo de medición de corriente. Como verás, la cantidad que marcará no será muy elevada, pero comenzará a subir en cuanto abras cualquier programa. Algo lógico, porque entonces entrarán en funcionamiento algunos componentes hardware, como el disco duro. También puede que utilices más procesador, la memoria del equipo, la tarjeta gráfica, la de sonido, el módem, etc. Y no digamos si nos ponemos a imprimir, escanear, grabar un CD... Como en estos casos tienes que usar un dispositivo más de los propios del ordenador, el consumo electrico es mayor.

La navegación por internet y la descarga de archivos también consume bastante, sobre todo en el caso del uso de programas de intercambio de ficheros. Esto se debe a que en estos casos, el disco duro está trabajando de forma continua.

Por otro lado, si vas a dejar de utilizar el ordenador durante un periodo de tiempo algo extenso, ya sea porque vas a comer o a comprar el periódico, y no quieres apagar el equipo, prueba a "suspenderlo", esto es, a dejarlo como si estuviese apagado, cuando como está en realidad es en espera, consumiendo los recursos mínimos necesarios (por ejemplo se apagan el disco duro y la pantalla) como comprobarás al echar un vistazo al medidor unos segundos después de haberlo dejado en standby.

Además, cuando vuelvas a ponerte delante del ordenador y quieras retomar tu trabajo, verás que, al devolver el PC a la "normalidad", tanto los programas como los documentos que tenías en pantalla están en el mismo punto en que los dejaste.

Lo que más consume:

Pero por muchas aplicaciones que ejecutes, documentos que imprimas o fotos que escanees, nada como utilizar un juego en 3D de última generación para que el medidor se dispare hasta superar en muchos casos los 140 vatios. Esto sucede porque cualquier título de las características mencionadas, cuyos requisitos mínimos para funcionar, al menos a medio gas, son elevadísimos, hace un usos exhaustivo de muchos componentes instalados en el ordenador. Sobre todo, de la memoria y la tarjeta gráfica Además el tiempo invertido en jugar no suele ser escaso, ya que hay muchas personas que pueden pasarse horas jugando.

Las tareas de impresión también ocasionan un gasto de energía elevado, sobre todo si la impresora que utilizas es una láser a color, con picos de consumo que pueden alcanzar nada menos que los 800 vatios. Las impresoras destinadas al usuario final consumen mucho menos, aunque su gasto también es respetable, nada menos que unos 105 vatios en tiempo real.

El uso de programas de intercambio de archivos también da lugar a un consumo más elevado, aunque en este caso no es por lo que consume en sí, sino porque con este tipo de programa es habitual tener el ordenador en funcionamiento durante mucho tiempo, incluso días enteros.

Cómo calcular el gasto:

Las mediciones del consumo de energía del ordenador en tiempo real son muy sencillas de efectuar, como acabamos de ver. Son las que tomarás como referencia para calcular cuánto dinero te cuesta utilizarlo. Eso sí, están medidas en vatios, por lo que tendrás que dividir el valor de la medición entre 1000 para obtener el consumo en kilovatios, lo que hará más sencillo el cáculo del gasto. El último dato que debes conocer es el precio del kilovatio por hora que te cobra la compañía con la que tienes contratada la luz. Para saberlo echa un vistazo a una factura de electricidad, puesto que dicho dato figurará en ella. Después basta con hacer unas sencillas operaciones para saber el consumo por hora, día, semana, mes y año. Seguro que los resultados te asombran y te ayudan a controlar un poco mejor la factura de la luz, ya que evitarás sustos por desconocer por qué has gastado tanto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: