miedos

Consideraciones sobre el miedo

Los seres humanos somos hijos del miedo, las motivaciones del miedo son infinitas al igual que sus implicaciones. Es innegable la importancia del miedo en el desarrollo psíquico y espiritual del hombre. Los temores son inevitables cuando se refieren a peligros ciertos que amenazan de manera rotunda e insoslayable al individuo o cuando hay que vencer cualquiera amenaza a su integridad física o de otra índole.

Gran parte de los miedos, temores, son sembrados por padres y docentes por factores cómo la disciplina; para obtener la obediencia en la edad temprana por inseguridad o ignorancia. Esta es una forma clara de inducir los miedos, provocándolos por medio de un objeto, alguna situación o persona. Pero que verdaderamente su origen reside en otra parte.

Algo que no podemos dejar de lado es, que incluso estos problemas pudieron ser adquiridos en el mundo exterior, por situaciones de verdadero miedo cómo; cuidados insuficientes, el rechazo… Cuando existe un control de las situaciones reales de miedo puede, alterarse el equilibrio psíquico del niño, se suscitan conflictos entre lo que el infante quiere y necesita y lo que las demás personas le dan o le niegan.

Apariencias del miedo

Miedo primitivo del lactante; miedo primario o primitivo lo cual es una sensación de angustia que se produce por tenciones físicas y pueden hacer su aparición, cuando el niño depende aún del mundo exterior, sintiendo que no son satisfechas sus necesidades en un tiempo perentorio (sed, hambre, necesidad de amor, calor, ternura, anhelo de una postura cómoda), en esta situación es inapropiado hablar de miedo tal como lo entendemos, sino más bien de actos reflejos del niño, a sensaciones internas o a estímulos del medio ambiente, (René Spitz, psicólogo).

Miedo a la soledad, este aparece en el 6to, y 8vo mes de existencia del niño fundamentado en el entendido de que el niño no reconoce a su madre y la extraña, temiendo haberla perdido, este miedo a la separación tiene también su origen, cuando el infante no siente suficiente ternura ni contacto corporal cercano. Primera aparición del miedo en el sentido propio, Spitz.

Temor al castigo

temores

En su contexto general las prohibiciones y restricciones se implementan bajo amenaza de castigo, lo cual provoca sentimientos de culpabilidad en el niño. Este miedo se sigue manifestando en cada desvío que realice de la enseñanza expresa que ha recibido y, lo que de él se espera. Es así como el niño internaliza, que solo será aceptado, querido, únicamente; si cumple con el orden establecido por sus mayores.

En este orden de ideas, la generación del miedo juega un rol de especial importancia en el desarrollo posterior del niño, el énfasis con que se imponen las prohibiciones, más limitaciones, así como el aspecto de la amenaza o la ejecución de la amenaza en sí misma, no permitiéndole al niño ninguna acción propia, de esta manera el individuo solo es capaz de una actitud convencional.

El miedo y su utilidad

Podríamos decir a grosso modo, que el miedo es un mal necesario, si el ser humano y las demás especies animales no experimentaran miedo, ya se hubieran extinguido al no tener conciencia del peligro. El miedo hace su aparición antes del dolor, se produce el mismo, ante la anticipación de que existe la posibilidad de un daño en el futuro inmediato, aunque este aún no se ha hecho presente, por el momento es solo una alarma que nos previene de la inminencia de un daño, con el dolor consabido. Programando al organismo para la confrontación de un peligro de manera idónea sin resultado letal.

La ansiedad, que produce el miedo, en la realidad no son los acontecimientos externos, sin importar cuales sean lo que desencadena la reacción del miedo, sino lo que pensamos de los mismos.

El miedo además produce inestabilidad emocional (neurosis), esta es una condición en la que en la generalidad de los casos no existe un motivo de temor. Solo que el individuo tiene una inclinación permanente al miedo, que puede presentarse en cualquier momento. Esta condición puede presentarse sola o acompañada de otros sistemas de igual similitud. Entre ellas la irritabilidad en general y una espera angustiante de cualquier evento grave, pertenecen sin duda alguna al cuadro patológico centrado en la neurosis del miedo.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: