Algunos consejos para tender la ropa, que poniéndolos en práctica conseguiremos que ésta se seque en menos tiempo, que se arrugue menos y que nos dure más y en mejor estado.

• Antes de tender la prenda (camisa, pantalón, etc) sacúdela con un golpe seco en el aire. De esta manera se estira y se evita que queden la mayoría de las arrugas en la prenda.

• Extiende la ropa en la cuerda o barra del tendedero y sujétala con bastantes pinzas.

• Procura poner las pinzas donde menos se noten (en las costuras, por ejemplo), porque según el tejido y peso de la prenda, se pueden quedar marcas.

• Es conveniente tender la ropa siempre del revés, principalmente si se tiende al aire libre, para evitar manchas de pájaros, goteos de otros vecinos, etc.

• La ropa más delicada o aquella que quieras que no se arrugue mucho o que no te apetece planchar, la puedes colgar de una percha y engancharla directamente al tendedero, en la bañera o en la terraza. Si la prenda es delicada, conviene ponerla donde no le pegue el sol.

• Si tiendes al aire libre, procura que tu ropa no moje la de los vecinos. Si alguna prenda gotea mucho la puedes dejar en la bañera hasta que deje de gotear y después sacarla fuera.

• Cuando recojas la ropa, no dejes las pinzas en el tendedero exterior. Si son de madera se ensucian cuando llueve y si son de plástico, el sol las cuartea y rompe.

• Si tiendes la ropa en el interior de casa, procura colocarla en una habitación donde haya corrientes de aire. No la dejes en una habitación cerrada muchos días, ya que puede coger mal olor.

• En invierno podemos utilizar los radiadores para secar la ropa, pero hay que tener en cuenta:

- No amontonar la ropa en los radiadores.

- Estírala, colócala bien y estate pendiente para quitarla cuando se haya secado. Si la dejas mucho rato se quedará como cartón y con marcas difíciles de quitar.

- Es mejor que la coloques en perchas y cuelgues éstas del radiador o que utilices un tendedero para radiadores.

 

Las camisas se pueden colgar por los faldones o sobre una percha. Si la cuelgas con pinzas, pon éstas en las costuras.

Los pantalones se tienden del revés y con la cremallera cerrada. Se cuelgan con las pinzas en la cintura. Pon suficientes pinzas ya que suelen pesar y se pueden caer si no los sujetamos bien.

Las toallas y manteles pequeños hay que extenderlos lo máximo posible en la cuerda y sujetarlos con varias pinzas en los bordes para que no se deformen.

Las sábanas y manteles grandes conviene doblarlos por la mitad y colgar cada mitad a un lado de la cuerda.

Las prendas de punto es conveniente dejarlas secar sobre una superficie plana, sin colgar, ya que con el peso del agua se pueden deformar. No hay que exponerlas al sol ni colocarlas sobre la calefacción.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: