O estás conmigo o estás contra mí

A toda persona que opina de un modo diferente se la coloca de forma automática en el bando enemigo

Sobre todo cuando se trata de opinar sobre algunos temas como, la política o la religión, aunque no solo se ciñe a éstos, algunas personas lo llevan también al terreno de las relaciones con los familiares, los amigos o de pareja.

El funcionamiento del o estás conmigo o estás contra mí, se realiza  de una manera muy simple, no se tolera que alguien discrepe del resto, o se forma parte de un grupo, y ese grupo siempre es el mismo, o se deja de contar con esa persona.

La sociedad y el o estás conmigo o estás contra mí

Un ejemplo de lo sencillo que resulta manipular e influenciar a una sociedad, es que ésta normalmente suele bailar al son de lo que dice un político, o periodista más o menos famoso, o de palabra fácil.

Existe una enfermiza obsesión, porque la obsesión es eso, una enfermedad, de querer anular al otro y quedar por encima de él, por ningún motivo en partícular, simplemente se hace así porque sí.

Es algo que se produce a diario, tanto en los medios de comunicación como en las declaraciones que realizan algunos políticos.

Si una persona es de un equipo de fútbol que tiene un gran número de seguidores, es creyente y prácticante, sobre todo católico, tiene un seguro médico privado o lleva a sus hijos a una escuela privada, o le gustan los toros, no está haciendo lo correcto y no va por el buen camino. Lo meten todo en un paquete turístico de todo incluído. Lo que no aclaran es el motivo por el que alguien no puede ser creyente y ser antitaurino, porqué no puede ser de izquierdas y ser creyente. Lo que está de moda es ser anti algo.

Pero eso sí, se puede estar a favor del aborto y ser antitaurino, si lo llevamos al extremo las dos cosas son asesinatos. Suelen hablar a menudo de los derechos de los animales, pero nunca dicen los de que especie, solo los tienen los perros, gatos y toros, y las cucarachas, mosquitos, gallinas y gallos, no los tienen.

O estás conmigo o estás contra mí

Cuando se sigue al típico vendedor de humo, que solo habla y habla y habla, se producen estas contradicciones, y consiguen el objetivo que pretenden, que la sociedad se divida y que se cree una sociedad extremadamente intolerante, en la que solo cabe o blanco o negro, el término medio no existe. Eso no es progreso, progresar es saber convivir los unos con los otros, de forma libre y respetuosa. Y no prohibirlo todo lo que a algunos no les gusta, e imponer todo lo que a esos les apetece.

 

 


 

 

O estás conmigo o estás contra mí

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: