Calma y Quietud

Inhalar, me veo a mi mismo como el agua calmada

Exhalar, reflejo las cosas tal como son

Cerca de las montañas, existe un lago con el agua calmada y tranquila, el cual refleja la montaña y el cielo con claridad prístina. Tú puedes hacer lo mismo si te encuentras lo suficientemente calmado, puedes reflejar la montaña, el cielo azul o la luna, exactamente como son, sin distorsionar nada.

¿Alguna vez has visto un espejo que distorsiona la imagen? Tu cara se alarga, tus ojos se hacen inmensos y tus piernas se vuelven extremadamente pequeñas. No seas como el espejo, es mejor volverse como el agua calmada en el lago de la montaña.

Realidad Deformada

Usualmente, no reflejamos las cosas claramente y como resultado sufrimos por nuestras percepciones equivocadas. Supón que te encuentras caminando en el ocaso del sol y de repente ves una serpiente, tu primera reacción es correr y gritar hacia tu casa para buscar a tus amigos, tus amigos y tú, salen con linternas para ubicar al animal. Pero al iluminar a la serpiente se dan cuenta que solo es un pedazo de soga que se asemeja a una serpiente, esta es, una percepción equivocada de la realidad.

Cuando vemos las cosas o escuchamos a otras personas, usualmente ni vemos, ni escuchamos claramente. Por lo general vemos y escuchamos nuestras proyecciones y prejuicios. Por lo tanto, no nos encontramos en un estado lo suficientemente calmado y lo que recibimos del mundo exterior son las percepciones erróneas. Incluso si algún amigo nos da un cumplido, podemos discutir con él pues podemos distorsionar lo que nos dijo.

Quietud

Si no nos encontramos calmados y solo escuchamos a nuestras pasiones y emociones, nunca seremos capaces de recibir la verdad que se trata de reflejar en nuestro lago interno. Debemos de tratar de ser calmos como el agua si deseamos recibir la realidad tal como es, si te sientes agitado, no digas o hagas nada. Solo inhala y exhala hasta que te encuentres calmado y luego pregúntale de nuevo a tu amigo que fue lo que dijo. Esto ayudará a evitar muchos malos entendidos, la quietud es la columna del entendimiento y la visión interna. La quietud, es fuerza.

Fuente: Thich Nhat Nanh

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: