Hoy en día muchas concepciones han cambiado. Lo que era ya no es o al menos en parte. Mucho a llovido y mucho lloverá, la sociedad contínua en constante cambio ¿a dónde? Sólo el tiempo lo dirá.

Una familia... dos palabras que todos tenemos en nuestros orígenes, de una forma u otra. Algunos aspiran a ella, otros se conforman con haber sido su comienzo.

Familia, no puedo evitar enlazarla con palabras como cariño, amor, compromiso, unidad, respeto, sinceridad, felicidad. Puede que no todos piensen igual, no todos vean lo que siento, pero para mí es algo a lo que aspirar. Una familia unida en el cariño, una vida con un sentido, una vida llena de amor. Compartir todo eso con quien te ama, con quien se preocupa por ti.

Según esta definición algunos podrían decir que un grupo de buenos amigos también se podría considerar una familia. Y no le falta razón. Pero cuando uno vive con vistas de un futuro esa perspectiva se amplia, se agranda y profundiza en ciertas necesidades del corazón.

Traer al mundo a un hijo/a darle amor y cariño, darlo todo por él, enseñarle a ser respetuoso y bondadoso. Es un aporte de felicidad que no tiene comparación. Compartir cada momento con tu descendencia y con tu marido o esposa. Reír juntos, jugar unidos, compartir momentos especiales. Cada uno desea su camino a seguir, pero algunos soñarán con una familia que los llene, que los haga sentirse formar parte de algo permanente.

Crear una familia llena de amor es una oportunidad que se nos da para darle más valor a nuestras vidas, para alcanzar una felicidad más completa si cabe, para cumplir sueños que siempre hemos anhelado.

Muchos pueden tachar estas palabras de cierto idealismo desfasado, los tiempos cambian, la personas no son como se cree. Muchas cosas se puede decir al respecto. Pero la imagen de una familia en la que domine el cariño, el respeto, la sinceridad, el amor... es algo a lo que aspirar. Sacar a tus hijos/as al parque junto a tu esposo o esposa, dar paseos, ver una películas juntos o jugar a un juego de mesa todos reunidos mientras se ríe y se bromea. No creo que sea sólo imagen de películas, sino es algo que con el tiempo se ha ido olvidando. Es algo por lo que merece la pena luchar. Dar la vida no sólo por tu pareja sino también por tus hijos/as, dar cada momento y que su felicidad sea la tuya. En la vida del ser humano nada es un camino de rosas, sin embargo, pese a las dificultades y los problemas dominará el amor y la felicidad, que ayudarán a superar esas situaciones juntos, unidos; saliendo fortalecidos.

Y es que la familia, al menos quien escribe estas líneas, la considero algo por lo que vivir y algo que merece la pena dar lo mejor de uno mismo. Es un sueño hecho realidad, es una meta en la vida cumplida.

Hay muchos donde encontrar la felicidad, para mí uno de esos es la propia familia. Algo tan cercano y tan poco buscado en muchas ocasiones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: