Antes de entrar en materia, la cordialidad me llama: MUCHAS GRACIAS, PÚBLICO LECTOR, POR LA INVERSIÓN EN ESTA LECTURA DE TU TIEMPO Y ATENCIÓN.

CON INCOLORO CRISTAL, LO QUE ES, SE MIRA COMO ES.

Parte 5

EL ESTADO

El mal uso y la errónea comprensión de las palabras, son el principal problema que bloquea la comunicación genuina entre las personas (pasa unas veces por ignorancia y otras, en el más peligroso de los casos, pautado intencionadamente). El motivo de la referencia, en esta parte, es que se hace necesario definir la palabra estado, en el sentido aplicable a la temática a tratar, para poder tener mayor punto de referencia crítico acerca de lo que se vaya planteando. Bien, qué es ESTADO (lo que debería ser): La correcta institución jurídico-política de un país, con funcionarios de cabal ejercicio y con preceptos fielmente obedecidos (y a la vez, también, es el pueblo, es la patria…).
Aquí (que si para saber qué es estado, y por qué las cosas pasan de tal o cual manera) no vamos a hablar de Grecia (cuna de la democracia), ni de la Constitución de Atenas, ni de la antigua Roma, ni de las influencias del catolicismo… no, ¡por favor, no!. Tenemos que hablar de la cantidad de aberraciones que nos afectan, y de propuestas mejoradoras que requiere urgente todo sistema de vida en sociedad. Lo que ha pasado lo sabemos, y si no lo sabemos lo investigamos; pero, ¡señores!, nos estamos auto exterminando por irresponsables.
Nuestros países, que se rigen por la mal llamada democracia indirecta o representativa (Suiza lo hace por la directa), han sido muy propicios para la instauración de la esclavitud (muy modernizada) de modo “legítimamente” encubierto. Es asombroso ver cómo, a propósito del mal uso y errónea comprensión de las palabras, la democracia es nominada con dúctiles calificativos; algunos expresan inherencias y otros incoherencias, igual sirven para aparentar mejoras y correcciones. La Democracia, en la práctica, está extinta; sin genuino ejercicio democrático (de toda la gente sin excepción) ¿cómo puede haber democracia cierta?. ¡Imposible!; un ropaje y nada más del que cuelgan elecciones y más elecciones.. Analicemos la “DEMOCRACIA PARTICIPATIVA”. Democracia significa que el pueblo (entiéndase todas las personas aptas que lo constituyen) es poseedor del gobierno, lo ejerce y lo disfruta (por eso la democracia es: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo). Dice una definición: “DEMOCRACIA: Doctrina política que preconiza el gobierno del pueblo por el pueblo mismo”. Sería interesante entrar en detalles etimológicos, pero se extendería más el total de la exposición. Continuemos. Cabe preguntarse, ¿por qué adjetivar de participativa a la democracia?, ¿acaso no es inherente a ella la participación?, si la democracia no permite participación ¿es democracia?; errores crasos como este, en verdad no son errores, son la base de malévolos andamiajes metódicamente estructurados. Recomiendo a los lectores analizar en frío lo que se desprende de la “democracia participativa” (para ello es excelente la Constitución venezolana); frío es como van a quedar por la preocupación, siempre y cuando analicen profunda y sistemáticamente. El medio de la palabra, para bien o para mal, es poderosísimo; por ese medio, estimulando pasiones y emociones, se desconcientiza bárbaramente a ingentes cantidades de personas: ellas sienten creer que todo es bueno o mejorable y, siendo claramente todo lo contrario, sin saberlo degeneran su conducta considerándose reivindicados o con derechos en una sociedad que cada vez es menos tal. En semejante escenario, es fácil desvalorizarse rápidamente; hasta la cortesía, de valor, pasa a ser “anacrónica” cursilería sin “sentido”. De la palabra se alimenta nuestro pensamiento, sin el cual la conceptualización sería un imposible y nuestra inteligencia una utopía; pero como que es peor cuando las palabras están en mal estado (mal usadas, mal entendidas, mal estructuradas en conjunto y viciada su energía), porque nos causa lo mismo que si consumiéramos alimentos descompuestos: una gran intoxicación puede ser hasta letal. Muerta de sano concepto la mentalidad, sólo mueve a un individuo animalizado. Está claro todo: gente pudiente cultiva su inteligencia y, entre otros el de la palabra, emplea mecanismos hasta ahora infalibles para dominar gigantescas multitudes beneficiándose del daño que les causa. Bueno, aclarado el panorama, la tarea es deslastrarnos del dominio; ¿que es difícil?, sí, claro que lo es, pero es fácil entender (y cuando entiendes lo difícil se te facilita).
El sistema democrático (si ya se tiene o no se ha perdido) es el único desde el cual pueden inducirse mejoras; es el único de ejercicio perfectible cuya esencia orienta hacia tal consecución (porque aunque dañado el ejercicio, es inherente a la democracia la mejorabilidad). Por lo antes dicho es que, obviamente, estamos basándonos en el estado democrático y no en ningún otro ¿para qué?. ¿Que dónde vamos a meternos ahora?, les digo: pronto, en lo sucesivo, en un no muy lacónico resumen de una evolucionaria idea, con cuya totalidad y pormenorización estoy redactando un libro, el cual busca que, mediante la responsabilidad bien entendida y aplicada en todos los órdenes, podamos liberarnos de muchos males mismos que si no erradicamos nos involucionarán hasta el declive total.
En nuestros países, regidos por “democracias”, los Estados (compuestos por su Constitución, sus poderes, sus funcionarios y su gobierno en general) se corrompen y se corrompen sin límite porque limitaciones es mentira que las haya. ¡Tantas leyes!, ¿Y para qué?, para nada bueno, y los que saben no se ve qué es lo que hacen.
Escribiendo esto soy presa de la indignación: Poder, para el gobierno de un país considerado democrático, ¿saben qué es, estimados lectores? el monopolio de las posibilidades, es el indefinido cúmulo de posibilidades que entrega la gente a los gobernantes, para que ellos le creen y le sostengan el bienestar general a todo nivel. La grande desgracia es que ese poder es entendido-transformado por esos gobernantes (unos más y otros menos) en fuerza de dominación; asqueante dominación sustentable con las armas y el dinero.
La vida en el mundo está, lejos de bien dirigida, dominada (no estoy pretendiendo promover la regencia de un gobierno mundial, ¡Ave María!); tenemos ocultos imperios que son gobierno cuando les conviene (siempre) y mandan en los gobiernos. La vida en el mundo está siendo dominada y dominadas las inmensas masas humanas (esclavitud moderna, aunque aceptarlo sea difícil); lo sabemos, sé que lo sabemos, pero hay que tenerlo presente para que no se nos olvide.
El ejercicio de la dominación es un acto de irresponsabilidad; desde su comienzo hasta su final, hasta cuando convertida en dantesco delito sella con dolor a las personas por generaciones. El acatamiento de la dominación, por miedo, por angustia, por pacifismo, por precaución, por ignorancia o por lo que sea, es un injustificable acto de irresponsabilidad. Es que la irresponsabilidad, cual enfermedad no diagnosticada y tratada al iniciarse, cuanto más se desarrolla más secuelas deja y a riesgo de irreversibilidad. Si evitamos padecer poco, cuando el padecimiento es necesario e inevitable, nos condenamos sin saberlo a padecer muchísimo y horrendamente casi seguro; así mismo pasa con cualquier país (basta ver su propia historia que, llena de ejemplos, seguro lo muestra claramente), y así mismo pasa con el mundo entero. Ser empleado público (en este caso de alta o mediana investidura) y no tener voluntad para ejercer debidamente, es irresponsabilidad. Aceptar, tolerar, que los empleados públicos se desempeñen de acuerdo a su voluntad (que vale lo mismo que decir que persiguen beneficios mal habidos para ellos) es irresponsabilidad.
Con lo expuesto en el párrafo anterior, quien lee se preguntará: “Y ¿cómo evito yo la dominación si no quiero caer en irresponsabilidad?, ¿cómo hago yo para hacer que los empleados públicos ejerzan sus funciones casadas con sus competencias?”. Eso, precisamente, es lo que subsiguientemente abordaremos; es obvio que, a nadie solo, en un país, se le puede hacer posible evitar lo que por naturaleza es atribución de todos impedir.
Siendo que, por ser este un goo, no hay que hacerlo tan extenso, con él cierra “CON INCOLORO CRISTAL”; pero abre otra secuencia de goo`s: “EVOLUCIONARIA IDEA”.
Veamos ahora una referencia de la Evolucionaria Idea antes citada, con el propósito de conocer cuál es la estructura de la misma; la estructura que veremos desglosada, perfectamente entendible, en otros cinco próximos goo`s (eso porque son cinco, los condicionantes de que se constituye la idea).

 

EVOLUCIONARIA IDEA

Aplicación a pequeña escala: al Estado de un país.

 

VISIÓN (cómo es que es, lo que es): El Inicio.

INTEGRACIÓN (no sólo unidad): La Combinación.

PREPARACIÓN (juicio de premisas): El Compromiso.

FUNCIONAMIENTO (responsabilidad manifiesta): La Actividad.

CONSECUCIÓN (consolidación de objetivos): El Bienestar.

 

Fin de “CON INCOLORO CRISTAL”

 

 

Estimados amigos lectores, discúlpenme por la tardanza en esta entrega; este tópico no es de sencillo resumir, por ello de aquí se desprenden cinco entregas más en la búsqueda de la mayor comprensión y utilidad posible. Quiero compartir con ustedes un beneficio… y quiero compartirlo bien.

 

 

 

Próximo goo de este tópico: EVOLUCIONARIA IDEA (VISIÓN)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: