De nuevo en la sala de mi rincón escondido en la casa de sabana, a los pies de la montaña

La chimenea está  encendida llenándome de calor; alejándome del frío de dejado por tu ausencia.

Conmigo ahora se encuentra una de mis cantantes favoritas: Dido. Me susurra melodías enamoradas con esa voz tan dulce que transporta los sentidos a los momentos más íntimos del amor.

¡Me acompaña desde hace un rato! Cuando se presentó interpreto “Here With Me”  y luego de dos horas aún sigue aquí. La vieras ahora, como grita dulce y enérgicamente:  “There will be no white flag above my door”,  diciéndome como su amor es capaz de hundirse en una nave sin sacar la bandera blanca. Hablar con ella me hace tanto bien, mi corazón palpita por su presencia, el vacío que sentía al cerrarse  esa puerta labrada de madera, ya no existe.

Los leños  prendidos armoniosamente, envueltos en una llamarada intensa, crepitan rítmicamente para acompañar la voz de Dido. Ella se pasea frente a mí con la ternura sensual que la caracteriza, me mira y me antoja a su ser. Me pierdo en ella, en la pantalla de 103 pulgadas que se encuentra en la pared y con una nitidez extraordinaria me va mostrando los videos musicales de la cantante.

Voy quedándome dormido mientras me dice “Thank you”    Tu foto en la pared me recuerda que no es tan malo. Gracias a ti amor musical, por arroparme con la bandera blanca.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: