Para los Estados Unidos, desde que se dio por concluida la Guerra Fría, el “enemigo” se sitúa en los países y regiones que ofrecen mayor resistencia a la globalización de la economía, que aspiran a una integración regional autónoma, con su propio ritmo de desarrollo. Destaca dos grandes prototipos del enemigo internacional: el narcoterrorismo -particularmente en América Latina- y el terrorismo islámico en Oriente Medio.

Para los Estados Unidos, desde que se dio por concluida la guerra fría, el “enemigo” se sitúa en los países y regiones que ofrecen mayor resistencia a la globalización de la economía, que aspiran a una integración regional autónoma, con su propio ritmo de desarrollo. Destaca dos grandes prototipos del enemigo internacional: El narcoterrorismo particularmente en América Latina y el terrorismo islámico en Oriente Medio.

Jean Baudrillard dijo “el problema no es el pequeño Afganistán. El problema es que haya una confrontación mundial por el tema de la globalización. Y su responsable no es la política mundial, sino, justamente, la falta de ella. Al-Jazeera es un atentado contra la CNN. Es la venganza mundial mediática contra quienes intentaron dominar la información. El problema es que la cadena árabe no tiene información pero es grabe para Estados Unidos, por que habla de su fragilidad.

Difundiendo básicamente la versión oficial de la administración del presidente George Bush, sin ningún contrapeso crítico, los medios estadounidenses claramente callaron u omitieron voces discordantes, lo que hizo muy difícil distinguir entre la línea política gubernamental y la línea editorial, con lo que contribuyeron a obtener un aplastante respaldo del público a la guerra.

Mattelart explica en su obra las razones de la complicidad mediática en la guerra, a través de un desmitificador recorrido por el desarrollo de los medios de comunicación y su papel en las sociedades democráticas. De ese libro se extrae una parte de las referencias históricas recopiladas que dedica a la relación entre la comunicación y la guerra. Y es que, según Mattelart “la comunicación para lo que sirve en primer lugar es para hacer la guerra”, al punto de llevar al análisis “su alistamiento al servicio de los ejércitos”. Así, gran parte de la prensa marcha como conscripto.

En los años 50, las severas restricciones a la prensa en la guerra de Corea contrastaron con algunas de las imágenes que el público estadounidense vio años después por televisión durante la guerra de Vietnam, lo que llevó a las autoridades militares y a científicos sociales a culpar a las cadenas de dividir tanto a las elites como a las masas estadounidenses.

En la misma línea, el politólogo Samuel Huntington en 1975 aseguró que el desarrollo del periodismo televisado ha contribuido a minar la autoridad gubernamental, e incluso el patriotismo al punto de convertirse en agente de la derrota.

Por el contrario, el politólogo Daniel Hallin decía que sin necesidad de una censura gubernamental las cadenas de televisión practicaron sin pudor la autocensura, motivada fundamentalmente por el tipo de relación que ya tenían con el gobierno y con él ejército. En su ensayo “La guerra sin censura” el mito de que una guerra televisada pierde el apoyo del público fue resaltado por el mismo autor durante la guerra del golfo pérsico. Este axioma provocó la censura militar en Irak, lo mismo que en 1982 en la guerra de Malvinas. Hallin no creía en una conspiración manipuladora entre medios y militares. Y se concentró en demostrar la necesidad del estado de contar con una complicidad mediática que dotara de credibilidad y legitimidad a la propaganda y la desinformación.

Hoy la propia prensa estadounidense está conciente del papel propagandístico militar que está jugando, según fue documentado por la organización francesa Reporteros Sin Fronteras, en el reporte que emitió sobre la censura y la autocensura practicada por los medios en los estados unidos.

La guerra desatada ahora en Afganistán se nos presenta como una reedición a la miniserie que nos ofrecieron las grandes cadenas de televisión estadounidenses durante la guerra del golfo pérsico, mediante el despliegue de una elaborada musicalización, diseño grafico y títulos especiales durante los noticieros, en los que destaca la manipulación de los símbolos nacionales estadounidenses.

Los medios en vez de ser un elemento de independencia y objetividad, tienen como función crear las condiciones adecuadas para mantener los verdaderos objetivos de la intervención ocultos a la opinión pública y difundir, en su lugar, un objetivo del tipo simbólico, imaginario que refuerce el apoyo de la población así como el respaldo de la opinión pública internacional, trabajando con los aliados en el terreno de la guerra psicológica de percepciones y creencias administradas por el sistema institucional de los medios de comunicación periodística.

Asesinar a Bin Laden no será suficiente; Él tiene que ser eliminado simbólicamente.

 

--------------------------------------------------

Fuentes

La crisis del derecho a la información después del 11 de septiembre (Derecho a la información cátedra: Eduardo Luis Duhalde)

La información internacional en la prensa latinoamericana (José Carlos Lozano)

Teoría Jurídico- Política de la comunicación (E. Duhalde / L. Alen – Eudeba)

La guerra mediática – Propaganda, desinformación y censura (Gerardo Albarran de Alba – fesmex)

Una gran voz, a su servicio (Iñaki Zabaleta Urkiola – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

El 11-S, cinco meses después (James Petras – IEspana)

América al frente de los medios de comunicación (Sonia del Valle – fsmex)

Influencia de los medios de comunicación en la opinión publica (Inés Escudero Sánchez – Madariaga European Fundation, Marzo 2002)

¿Quién Gobierna el Mundo? (James Petras – rebelion)

El verdadero eje del mal (Ignacio Ramonet – Le Monde Diplomatique)

La verdad, aunque duela (Pedro Ontoso – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

Onda expansiva de patriotismo (Juan Ramón Romero – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: