primitivo

Comunicación versus tranquilidad

Las comunicaciones en nuestro tiempo y en toda la historia del mundo, han sido un anhelo, una necesidad, un mal necesario, A medida que la humanidad se ha desarrollado en esa misma proporción han avanzado las comunicaciones y la necesidad de tener acceso a un medio que nos la proporcionara. En la antigüedad, los primitivos se comunicaban con sonidos producidos oralmente y otros sonidos producidos por una gran variedad de elementos aplicables al caso; silbidos, cuernos de animales, caracoles…

Igualmente se utilizaron fogatas, humo, torres desde donde se emitían sonidos con cambios sonoros que alcanzaban distancias considerables. Las señales ópticas, banderas, etc. Luego el intercambio de mensajes por medio de las aves (palomas mensajeras), las cuales alcanzaron gran notoriedad en la vieja Europa. Sin embargo en otras latitudes se emplearon tambores como en África, Asia, rudimentarias trompetas en muchas partes del mundo, por ejemplo los aborígenes de América, sobre todo en el norte, los pieles rojas de Estados Unidos y Canadá. Se comunicaban a grandes distancias con humo y el tan tan de los tambores.

Un invento tecnológico

Con la invención del telégrafo por parte de Samuel Morse se produce verdaderamente un salto tecnológico de dilatadas proporciones, que dan un salto gigantesco a las comunicaciones, primero en la comunicación territorial, de pueblo a pueblo de ciudad a ciudad y luego instalado en barcos, produciéndose un acercamiento tangible entre regiones y naves a través de este maravilloso invento, que revolucionó los medios de comunicación.

celular

Esta semblanza breve sobre las comunicaciones viene a ser el preámbulo sobre el verdadero motivo de este artículo. Es chocante ver como las personas nunca se despegan ni del trabajo ni las obligaciones cuándo no de los vicios y lo banal. En las playas, en las montañas, en las sabanas, si miras a tu rededor observaras infinidad de individuos entre varones y féminas con un celular al oído, cuándo no jugando o escribiendo mensajes de texto.

Me causó particular curiosidad que un señor de mediana edad el cual se encontraba embutido en un chillón traje playero transmitiendo a quien lo viera su disposición a pasar un hermoso día de distención playera. Algo se interpuso entre su intención de pasarlo bien y su tranquilidad –el zumbido de su teléfono celular- con este pegado al oído caminaba de un lado a otro, gesticulando airado, discutiendo con quien sabe quien, hablaba con tono alterado, manoteaba el aire impaciente, tenía el rostro crispado que no dejaba lugar a dudas que estaba disgustado.

Más tarde, lo vi reunido con su familia, se notaba en su rostro la sombra de su disgusto anterior. No sabemos si pudo sobreponerse al mal rato pasado con anterioridad para pasar un buen rato con la familia en lo que quedaba del día.

Aprovechemos los momentos de descanso

Escenas como esta, nos hacen reflexionar y preguntarnos como; podemos aprovechar las ocasiones de descanso sin que las funciones de las nuevas tecnologías nos hagan difícil sustraernos de las cosas que tenemos pendiente, aunado a que vivimos en un mundo donde la competencia y la productividad se han vuelto un motivo acuciante tan imponente, que hay quienes consideran los momentos de esparcimiento una pérdida de tiempo.

Dejamos que el trabajo y el descanso colidan en sus posiciones y se alienen uno al otro, cuando estamos trabajado añoramos estar de vacaciones y cuando estamos de vacaciones tenemos problemas de conciencia porque no estamos produciendo, conclusión; tenemos que situarnos verdaderamente en lo que queremos, o trabajamos o descansamos, no; las dos cosas a la vez. El celular es un equipaje indeseable cuando estamos descansando, por tanto vamos a liberarnos de él; cuándo estemos disfrutando de un sano esparcimiento, nuestra tranquilidad saldrá ganando.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: