Cómo Lograr Una Comunicación Asertiva

La Comunicación asertiva desde el Amor

La principal característica que nos diferencia a los seres humanos del resto de formas de vida es la capacidad de hablar. El centro energético de la expresión se encuentra localizado en la garganta, cuando no hablamos y reprimimos nuestras emociones por miedo, culpa, vergüenza, rabia o dolor, sentimos que se nos hace un nudo muy grande en la garganta.

La manera como vivo y me comunico está directamente relacionada con la cantidad de energía con la que cuento para lograr mis propósitos en la vida. En la medida que aprendo a dar y recibir, siendo, íntegra, en lo que pienso, digo y muestro al mundo.

Soy una persona sociable; la mayor parte del tiempo interactuó con otras personas. Así que es vital hacer conciencia de lo importante que es la comunicación para mí y mantener mi paz interior y que la convivencia sea placentera.

Mis habilidades para comunicarme con mayor claridad afectan la calidad de mis experiencias de vida. No es hablar por hablar, ni ir cantándole la tabla a todo el que se cruce por mi camino, tampoco es quedarme callada por buenos modales, es con respeto que comunico solo aquello que sea cierto y necesario decir, y amorosamente es también estar dispuesta a escuchar con compasión a los demás.

He sentido que de alguna manera he limitado mi vida por miedo a expresarme, pero he superado esto y he comenzado a trabajar en ello, entrenándome para hacer valer mi voz con firmeza y amor. Paradójicamente, es desde el miedo también desde donde actúan aquellos que ponen barreras a mí alrededor.

En la comunicación asertiva, también me asiste. (La “Fuerza o Fortaleza de Dios”), que se me presenta para facilitar mi capacidad de expresión, para dar y recibir con gracia y conectarme desde el corazón a la hora de hablar, usando palabras inspiradas por el Espíritu Santo y bendecidas por mi Creador.

Empiezo por ser genuina conmigo misma. Soy paciente y amorosa con mí ser. Me amo, me trato bien, porque la manera como me siento conmigo misma, así es mi vibración y la forma como me perciben. En mi se produce una sensación de paz cuando me honro y me respeto. Ahora estoy más pendiente de mis sentimientos, reconozco mis valores y permito que los demás también lo hagan.

Ya no me dejo manipular por nadie, soy muy clara expresando mis necesidades sin culpas para que no haya espacio a cosas supuestas. Hablo de forma literal sin usar términos confusos, sarcásticos esperando que mi interlocutor entienda mis claves. Además soy congruente con mi lenguaje no verbal: con mis gestos y actitudes.

Soy muy cautelosa al referirme a otras personas. El ruido hace poco bien, el bien hace poco ruido. No me involucro en chismes, ni críticas porque en realidad a la que agredo es a mí misma. Trato de ser portadora de buenas noticias para así atraer todo lo mejor a mi vida. Además no soy condescendiente por el deseo de agradar, me permito ser yo misma.

Mis necesidades las digo con palabras y sentimientos concretos, no acumulo emociones negativas sin comunicar, ya que tarde o temprano se salen de sus jaulas, haciendo mucho daño. Siempre le digo NO a aquello que no resuene con mi verdad. Tampoco sacrificaría mi felicidad con tal de mantener a otros felices o por mero compromiso. He aprendido algo muy importante, jamás volveré hablar desde mi pasado. No recordaré aquellos asuntos que ya ocurrieron hace rato y mucho menos los relaciono con el presente.

Si tengo una discusión muy fuerte, lo más conveniente es hacer un alto y retirarme porque con los gritos, y el mal genio no llegamos a nada bueno. Me comunico con mi alma honrando a mí ser Divino, ese que mora en mí lugar de amor y verdad. Y para culminar permanezco alerta con lo que pienso, porque cuando me he dejado llenar la cabeza de basura me sumerjo en el eco de mis propios miedos, prefiero mejor escuchar la voz de mi ser superior y en últimas de la Divinidad.

JUDITH ROSARIO

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: