El control total del estado electrónico de los átomos artificiales en el vacío, no solo conduce a la transformación de la información óptica a velocidades más rápidas, sino que también podría suponer un ordenador compacto que no se recaliente.

Este descubrimiento puede permitir que los ordenadores fotónicos sean más de cien veces más rápidos que sus contraparte electrónicos; sin problemas de disipación de calor y otros cuellos de botella que actualmente enfrenta la informática electrónica.

La computación óptica ha sido propuesta como el futuro potencial de procesamiento de la información, mediante el uso de fotones de luz como el portador de la información en lugar de electrones que se mueven por un cable. Los fotones son mucho más rápidos que los electrones y la luz no produce las cantidades considerables de calor que se generan cuando se utiliza la corriente eléctrica. Los defensores de la computación óptica creen que ofrecerá velocidades de alta a baja energía que superará  a los actuales diseños de chips electrónicos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: