Comprueban efectividad de vacunas contra el cáncer

Comprueban la efectividad de las vacunas contra el cáncer. Se adaptan a la mutación tumoral específica de cada persona, y provocan respuestas inmunes que han combatido con éxito los tumores de dos grupos de pacientes con melanoma.

El cáncer es un conjunto de enfermedades que esconde cada vez menos secretos para la comunidad científica. Si bien la tendencia en tratamiento del cáncer es convertirla en una enfermedad crónica, los resultados de recientes estudios prueban una nueva vía de tratamiento, a través del mecanismo de la vacunación.

Dos recientes ensayos clínicos han logrado evitar la reaparición y frenar el avance de tumores en personas con cáncer que presentan mutaciones determinadas, a través de vacunas diseñadas para adaptarse a esas mutaciones. Las vacunas contra el cáncer personalizadas ya habían demostrado provocar respuestas inmunes en los seres humanos, pero ambos estudios son los primeros en evaluar que estas respuestas inmunes pueden combatir con éxito los tumores. Además, sugieren nuevas formas de tratamiento del cáncer dirigidos al sistema inmunológico, combinado con la inmunoterapia.

cáncer

La medicina personalizada es tendencia en el tratamiento de enfermedades como el cáncer

¿Cómo funciona una vacuna contra el cáncer?

Funciona de manera similar a las utilizadas contra las enfermedades infecciosas: componentes únicos de un invasor extranjero. Las células cancerosas, en este caso, se mezclan con agentes que estimulan una respuesta inmune. La mezcla se inyecta en el paciente, con la esperanza de desencadenar un ataque inmune lo suficientemente fuerte para vencer al invasor.

No obstante, en las vacunas contra el cáncer, los componentes se adaptan a cada paciente y se administran después de que el cáncer ya ha aparecido, en lugar de tener como objetivo prevenir la ocurrencia. Esta estrategia personalizada de tratamiento permite mayor efectividad, puesto que cada vacuna se adapte a los conjuntos de mutaciones tumorales específicos que posee cada persona.

La mayoría de los participantes de los ensayos clínicos vio remitir los tumores después de la aplicación de la vacuna

Estudios pioneros en efectividad de vacunas anticáncer

En el primer estudio, dirigido por Catherine Wu en el Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston, Massachusetts, se trató a seis personas con melanoma, un tipo de cáncer de piel. Para cada persona, formularon una vacuna que contenía hasta 20 fragmentos de proteínas correspondientes a las mutaciones en sus tumores.

Los participantes, que recibieron cirugía para extirpar sus tumores, habían sido considerados de alto riesgo de recurrencia del cáncer. La recidiva típicamente ocurre en aproximadamente la mitad de todos los pacientes con melanoma. Sin embargo, dos años más tarde, cuatro de esos seis pacientes no habían visto regresar sus tumores.

En el segundo grupo, dirigido por Ugur Sahin, de la Universidad de Mainz en Alemania, se trató a 13 pacientes con melanoma. Para ello se utilizaron vacunas que contenían ARN que codifica hasta 10 proteínas mutadas en cada paciente. Los ocho pacientes que no tenían tumores visibles en el momento de la vacunación permanecieron libres de tumor más de un año después. De los participantes que habían visto regresar los tumores, dos de ellos experimentaron una remisión. Una tercera paciente experimentó una remisión total del tumor después de un tratamiento con inmunoterapia.

Fuente Historia/Laura Marcos/muyinteresanre.es

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: