Compras compulsivas

Ya considerado una enfermedad psicológica con nombre propio: ONIOMANÍA, el deseo de comprar de forma compulsiva es un mal que se extiende día a día. Afecta a muchas personas, se considera una adicción, tal como el alcohol o las drogas y ha llevado a no pocos a la ruina económica. Y es que los llamativos comerciales de la televisión y la radio, junto a la belleza de los empaques y toda la propaganda que te vende cada cosa como la última maravilla del Olimpo no se lo ponen nada fácil a quienes padecen el mal de las compras compulsivas.

Mucho se ha dicho de tal afección, que si es un trastorno asociado a depresión y baja autoestima, que si se debe a carencias emocionales y está relacionado con trastornos del alimentación, otras patologías obsesivas compulsivas o bipolares y hasta que no solo se aplica a quienes compran obsesivamente más allá de sus posibilidades económicas llegando a la bancarrota, sino que se extiende a aquellos que planifican crónicamente las compras aunque no lleguen a efectuarlas. Lo típico de los compradores compulsivos es que después de cada compra sientan un vacío y sensación de culpabilidad que no les deja disfrutar lo comprado y que solo se alivia con una nueva compra.

Quienes realizan compras compulsivas se llaman shopaholics y, como en la mayoría de las adicciones, les es muy difícil abandonar el hábito de las compras innecesarias. Pero siendo honestos a todos en mayor o menor medida y dependiendo de nuestro autocontrol y estado de ánimo nos ha sucedido alguna vez. Piense y verá. Cuándo hemos entrado a una tienda con un hambre voraz y nos parecen poco los víveres que llevamos a casa; o cuándo ha vivido o pasado una temporada en un país del tercer mundo y cree que todo se acaba mañana; o quizás cuándo ha estado de mala noche o agobiado por conflictos personales y sale de compras para alivianar el tiempo y termina comprando mucho de lo que no necesita. En fin más allá de lo que a base psicológica se refiere y para no caer en tentaciones y gastos innecesarios le recomiendo haga su lista de compras antes de ir a las tiendas y no se niegue un capricho pero no permita que sus caprichos dominen su vida y finanzas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: