La economía mundial hoy en día esta de cabeza. Los tiempos en que podías iniciar un negocio e invertir grandes cantidadades de dinero, sin riesgo a perderlo se quedaron por ahi de los años 50´s. El hoy por hoy, la mano de obra es muy mal pagada, las jornadas de trabajo son cada vez más largasy más duras. Los días se vuelven muy cortos, porque no te da tiempo para nada.

Yo vivo en una hermosa ciudad, en la blanca Mérida, de la Republica Mexicana. Soy orgullosamente mexicana y soy mujer de trabajo. Desde niña aprendí a valorar el dinero, a conocer las fuentes de trabajo y a hacer conciencia que si no trabajo, pues no como. Pero el hoy por hoy, la cosa esta cada vez más dura. Trabajo todo el día, llego a mi casa y veo a mi hijo de dos años, que es la razón de mi existencia. Cuando estoy con él me motivo a seguir un día más. Lo bueno es que tengo un gran empleo, pero ¡no me alcanza!, los pagos de servicios estan carisimos, el precio de la comida esta por las nubes, la leche, los pañales y no se diga de la gasolina... trabajo y trabajo y mi cartera sigue vacia... Tú que estas leyendo, has de pensar: - pobre mujer que infeliz es-, pues he de decirte que no es asi.

La crisis me ha ayudado a ser creativa, a buscarle por todos lados para ganar más dinero y vivir mas o menos bien, desde elaborar collares y pulseras y venderlas en la playa a los turistas, hasta sacar lo que no me sirve e irme al interior del estado de Yucatán a venderlo al mejor postor, ¡de verdad que me impresiono de mi misma! de repente un día me quedo sin dinero y me pregunto, ¿y ahora qué voy a hacer?, pero algo sale de imprevisto y de inmediato puedo comprar leche y pañales para mi bebé, o puedo llevar comida a casa.

Creo saber cómo sobrevivir a la crisis, la clave amigos mios es actitud, deverdad!!!, la actitud esta en la mente. Todos los dias me digo: Lilis hoy va a ser un buen día, y le doy gracias a la vida por levantarme y ver el cielo azúl, los árboles, poder respirar un aire taaan limpio como el que hay en mi ciudad, poder escuchar los pájaros, pero lo que más me ayuda, ¿saben qué es?, ver a mi hijo, escucharlo sonreir, ver sus ojos inocentes y escucharlo decirme MAMá. De verdad que eso no tiene precio, y ninguna crisis financiera va a poder quitarme eso en mi vida.

Ahora ya lo saben. si están en crisis económica:

1.- Piensen positivo.

2.- Sean felices, no se amarguen la existencia, todo en esta vida pasa, menos tu felicidad.

3.- Amen a su familia y luchen por ella.

4.- Sean creativos.

5.- Escuchen por las mañanas el canto de los pájaros y respiren profundo, que seguramente ese día seá un gran día.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: