Tras varias semanas alimentándose en el océano, la osa marina regresa a su hogar. ¿Cómo logra entonces reunirse con su cachorro entre centenares de especímenes de todas las edades? Según el rotativo canadiense The Vancouver Sun, “a los dos días de nacer, el osezno ya distingue la voz materna, y la hembra también lo identifica enseguida por su voz”. El citado periódico señala que, de acuerdo con un estudio realizado en Nueva Amsterdam (isla del océano Índico) por la doctora Isabelle Charrier, “ya de vuelta del primer viaje al mar, la madre tarda solo siete minutos en encontrarse con la cría [...]. Alimenta únicamente a su pequeño y puede ser muy agresiva con los demás, por lo que es vital que este reconozca bien a su progenitora”.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: