Las medidas, en su mayoría, resultan ser insuficientes para combatir los fraudes. Sepa qué recomiendan las más prestigiosas consultoras para acabar con este tipo de problemas.

El combate a la corrupción y los fraudes son temas que han ganado gran importancia a nivel mundial. También en nuestro país, donde de cada cuatro empresas (77%) sufrieron un tipo de fraude durante 2008, según el informe "Fraude y la Corrupción en México" de la consultora internacional KPMG.

El panorama se torna aún más desalentador si se suma que las pérdidas ocasionadas por estos actos alcanzaron la no despreciable suma de 900 millones de dólares, incluidos los costos legales y administrativos para combatir estos ilícitos.

Pero, no sólo se trata de pérdidas económicas, los precios de los servicios y productos, y por tanto la competitividad, también se ven afectados.

Además, una situación como esta puede generar un clima de desconfianza entre los empleados que terminará por dañar la imagen de la compañía.

Malversación de activos, información financiera falsa, corrupción, lavado de dinero, dumping y delitos de propiedad intelectual, figuran entre los ilícitosque sufren las empresas con mayo frecuencia.

Hoy más que nunca las compañías están en peligro de sufrir estos ataques. Según Ernesto Carrasco, gerente general de Kroll, líder mundial en asesoría para reducir amenazas en la empresa, "en tiempos difíciles hay más propensión al fraude porque las posibilidades de negocios se reducen. Esto crea más incentivos para desviarse de las prácticas empresariales apropiadas y participar en actividades fraudulentas para mantener el ingreso".

Por otro lado, los expertos se inclinan por afirmar que las áreas con mayores riesgos de sufrir este tipo de ilícitos son la financiera y de tesorería, donde alcanzan a 70% de las organizaciones.

Específicamente en México, el sector más propenso a fraudes es el de manufactura. Le sigue en importancia la construcción, comercio y servicios, de acuerdo a datos del Consejo de la Comunicación.

Trabajando con el enemigo

El primer dato que los directivos deben considerar al momento de tratar el tema es que la mayoría de los fraudes son cometidos por sus propios empleados.

Así lo confirma KPMG pues en su investigación encontró que 46% de los fraudes, casi la mitad, fueron cometidos por personal de las propias empresas, a través de robos de inventarios o de asociaciones con clientes y proveedores de la empresa.

Esto no debe llamar la atención si se piensa que son precisamente ellos, los trabajadores, quienes tienen mayor acceso a los documentos de la compañía.

Según la consultora, errores en la selección de personal, la supervisión, sistemas para trasladar inventarios y la formación ética, hacen posible que el personal confabule para obtener su propio beneficio.

Perfil de un estafador

Para PriceWaterHouseCoopers (PwC) el asunto es claro: se trata de "empleados con cierto nivel de mando dentro de la empresa, con una antigüedad de tres años, hombre y con una edad que fluctúa entre los 25 y los 35 años", perfil que ha ido desarrollando a través de diversos estudios.

Para poder detectarlos la asesora de riesgos amplía éstas características logrando un perfil mucho más profundo, por lo que recomiendan estar atentos a:

1. Trabajadores de confianza

Se aprovechan de la cercanía con los niveles superiores y los accesos para obtener información importante.

2. Conocimiento acabado

Suelen tener un conocimiento detallado de la forma en cómo opera la organización y sus sistemas de información, lo que les permite ir por delante de los sistemas de control.

3. Bajo perfil en la compañía

Con el fin de encubrir sus actividades, los defraudadores tratan de seguir con su “vida normal” al interior de las empresas, de tal manera que su conducta no despierte sospechas entre sus compañeros y superiores.

4. Últimos en irse

Aprovechan lapsos en los que la oficina está vacía o con menor afluencia de público para cometer sus fraudes.

5. Elaboran un personaje

Por lo general, estas personas cuentan con una educación por encima de la media, simulando un trato agradable y una vida familiar normal.

6. Reacios a las vacaciones

Los empleados llegan a acumular varios periodos de vacaciones consecutivos, tiempo que aprovechan para cometer el ilícito.

¿Cómo afrontarlo?

Jorge García Villalobos, socio de Investigaciones Forenses de Deloitte, considera que al interior del mundo empresarial se habla mucho de este problema, sin embargo, se desconoce la manera adecuada de abordarlo.

"No puedo tratar un fraude como un abuso de confianza porque voy a encontrar pruebas que no necesariamente describen la conducta ilícita. Eso es lo que quizás ha fallado, tenemos que ayudar al cliente a prevenir y en hacer investigaciones sólidas", señala.

Además, asegura que muchas empresas mexicanas no saben de controles, ni prácticas para combatir a la corrupción. "Se piensa que la legislación está más enfocada a los servidores públicos}; sin embargo, la realidad es que ésta práctica también se da en la iniciativa privada y tiene un gran índice de impunidad y tolerancia".

Por su parte, PriceWaterHouseCoopers, si bien acepta que los controles de detección han mejorado durante los últimos años declara que éstos no han sido lo suficientemente eficaces.

De esta forma, advierte que una organización puede contar con una buena estructura de control, pero esto no resulta sin una cultura ética apropiada.

Para solucionar este problema, Deloitte ha desarrollado en su sitio web un resumen del esquema que con frecuencia utiliza para prevenir los fraudes:

- Primero, la compañía debe ser lo suficientemente sensible para entender la situación y generar confianza.

- Posteriormente, se realiza un diagnóstico para identificar en dónde está enfocado el problema.

- El paso siguiente es realizar un conjunto de acciones preventivas para evitar que ocurra otra vez. "Si la empresa no ha enfrentado esta problemática todavía, es importante que implante los controles preventivos, tales como un código de ética, procedimientos y políticas, segregación de funciones, gobierno corporativo, control de inventarios, entre otros".

- Finalmente, Deloitte advierte que la importancia de que frente a estas problemáticas las empresas se apoyen en externos, ya que esto garantizará que se realice una investigación imparcial y objetiva de los hechos.

 

Nota Original:

Fuente: Altonivel.com.mx

www.altonivel.com.mx

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: