Para conservar la dentadura y evitar las enfermedades como sarro, caries, piorrea, alveolo-dental, dientes que se descarnan, etc.; se debe cepillar los dientes, usando un cepillo ni muy duro ni muy  blando, por lo menos dos veces al día, especialmente por la noche, antes de acostarse.  

El cepillado debe ser lateral y verticalmente, para así limpiar los intersticios.  Usar un dentífrico antiséptico (el jabón es un admirable antiséptico); luego enjuagarse la boca con una solución de perborato de sosa.  A la menor señal de caries (dolor al calor y al frío o alimentos dulces o punto negro sobre el diente) debes acudir al dentista.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: