En temporada de calor una opción muy buena es preparar un té helado o muy frío. Existen muchas formas de hacer té helado y que nos salga como lo venden en las cafeterías, pero preparándolo en nuestra propia casa.

El té helado no tiene mucha dificultad para su preparación. Depende de qué tan frío lo queremos dependerá el procedimiento para elaborarlo.

Cómo preparar té helado o frío: algunas formas. 

Hacer un té como siempre lo hacemos caliente. Si utilizamos bolsitas de té es mucho más fácil, pero también podemos utilizar las hojas de té sueltas. El sabor es a elección, el que más nos guste.

La forma más rápida para preparar té helado es poner a hervir agua de la forma común, pero un cuarto menos de la preparación normal caliente. Meter el sobrecito de té y esperar cinco minutos. Agregar la misma cantidad de hielos y azúcar al gusto. Ya está el té helado. Si por alguna razón quedó un poco tibio sólo basta agregar hielos.

Este procedimiento es el más recomendable, pues así el té se consume recién preparado.

Otra forma, aunque más tardada, es preparándolo de la misma manera, pero no sólo esperaremos 5 minutos sino hasta que enfríe completamente y meterlo luego al refrigerador. En un par de horas estaré listo para tomarse.

Los sabores de té son muchísimos, así que podemos hacer combinaciones, le podemos agregar una rajita de limón para hacerlo de este sabor.

 

Un té muy rico es el de bugambilia. El procedimiento es poner a hervir el agua junto con un puñado de hojas de bugambilia. Agregar azúcar y mucho hielo, la misma cantidad de hielos que agua. Queda súper rico.

 

Más recetas

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: