La época estival es propicia para el disfrute al aire libre, compartir con los amigos o familiares alrededor de una mesa en la terraza o en el jardín; con un buen menú o aperitivos es un momento placentero que no debemos descartar en nuestro día a día. Decorar la mesa con motivos sugerentes dependiendo de la ocasión aporta más calidez y confort a la estancia. No hay que olvidar además la importancia que tiene la posición correcta de la vajilla, cubertería y cristalería.

Todo en su sitio

  • La cubertería se coloca con respecto al plato. La cuchara sopera se coloca a la derecha del plato y el cuchillo se sitúa entre éste y la cuchara. A la izquierda se debe colocar el tenedor y el tenedor de postre se pone enfrente, con los dientes hacia arriba, y orientado a la derecha. El cuchillo de postre; entre el tenedor de postre y el plato, con la hoja hacia la izquierda.
  • La vajilla. Primero el plato llano y los demás se irán colocando encima, por ejemplo, el plato hondo.
  • La cristalería. La copa de agua se sitúa enfrente de los cubiertos de postre, a la izquierda. La copa de vino, a la derecha y platillo para el pan; se coloca a la izquierda, junto al tenedor.
  • El centro de mesa bebe ser bajo, para que no impida ver al comensal que está enfrente.

Inspirada en el mar

Si vives cerca de la costa, tendrás ocasión de recoger restos marinos que pueden servir como elementos decorativos para una mesa en el exterior. El motivo principal de esta fresca y sugerente composición son las conchas de moluscos que están pegadas a un sencillo mantel como lo es una loneta blanca. Reposar los platos sobre unos salvamanteles individuales de paja y; al igual que los servilleteros y tarjeteros, por motivos de caracolas que los adornan. El centro de mesa se puede realizar con plantas y conchas.

Bien combinado

Con el color y una buena combinación de estampados se puede marcar la pauta de la decoración de una mesa, perfecta para cenas en el jardín. Para ello, se viste con dos manteles superpuestos, con estampados complementarios y una vajilla y una cristalería que también jueguen con el color. Se puede dar el toque primaveral a los servilleteros, anudándolos con unas sencillas margaritas u otra flor que sea de tu agrado.

A modo de pañoleta

Con un sencillo pañolón de flecos de un color que destaque sobre un mantel blanco puede servir para decorar una mesa al más estilo rústico. En este caso es sugerente elegir una vajilla decorada con motivos florales alegres y bajoplatos de barro a juego con los maceteros, que pueden hacer de improvisados servicios para el pan. Vasos de vidrio y un centro con flores a tono con el color del pañolón ponen el toque final.

Lo más importante en la decoración de la mesa para tu hogar no es la calidad de los elementos decorativos de que dispongas sino la buena combinación y armonía que puedas crear entre ellos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: