Una cosa es que un periodista muestre su opinión antes que contar lo que pasa, y se posicione en favor de uno u otro protagonista de la historia a contar, e incluso que lo haga de forma descarada y algo... exageradilla. Como en este país, España, estamos acostumbrados a ello, casi ni nos molesta.

Pero otra cosa muy diferente es que ya, por el hecho de estar a favor de alguien, cuentes algo muy diferente al hecho real, a la noticia. Y este fue el caso de Antonio Lobato durante la clasificación y carrera del último Gran Premio de Fórmula 1 en Japón. Y así, más allá de nuestras preferencias, no se puede disfrutar de este deporte, si es que hay algún español al que realmente le guste.

En la sesión de clasificación, durante la Q2, los comisarios mostraron banderas amarillas. Alonso, que no pasó a la Q3 y quedó 12º, no mejoró su vuelta, cosa que sí hicieron otros pilotos. Así que Lobato se apresuró a decir que Alonso, seguramente, subiría 3 puestos en la parrilla de salida. Lo que no dijo es que Alonso también debía ser sancionado, puesto que, en principio, tampoco redujo la velocidad con las banderas amarillas. Así que cuando se anunció los 5 pilotos sancionados, nos llevamos una gran decepción: no sólo no salía 9º, sino que lo hacía 17º.

El otro gran error se produja durante la salida del Safety Car tras el accidente de Alguersuari (gran actuación del español, por otra parte). Aseguró el comentarista de LaSexta que el gran perjudicado por la entrada del coche de seguridad era Nico Rosberg, puesto que sólo había entrado 1 vez a repostar, y que debía hacerlo nuevamente. Con esa información, uno piensa en todos los pilotos tras el alemán, y les coloca en una posición por encima.

¡Pero no! Resulta que Rosberg no debía volver a entrar, y este tipo de datos debe tenerlos bien presentes un comentarista al que escuchan millones de personas cada gran premio.

Nunca he contemplado la posibilidad de que cambien de comentarista, porque sé que a mucha gente le gusta Lobato, pero, por favor, no sé si él se repasa la carrera escuchando sus propios comentarios. Bueno, supongo que le falta lo mismo que a gran parte de nosotros: autocrítica.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: