El que no sepa muy bien cómo huele el cannabis o la marihuana puede desde el lunes, legalmente, tener la oportunidad de apreciar el aroma de una tarjeta de olor de cáñamo. Las municipalidades de Rótterdam y de La Haya opinan que las tarjetas ayudarán a los ciudadanos a reconocer la presencia de las plantaciones de hierba.

La tarjeta, que será distribuida a modo de prueba en los próximos días, es un nuevo método en la lucha contra las plantaciones clandestinas de marihuana. El olor a cannabis se esparce cuando se raspa la tarjeta. Las municipalidades esperan que el olor advertirá a la gente para que ayuden en la detección de plantaciones ilegales. Esperan también que la población esté dispuesta a llamar a la policía ante la sospecha de la existencia de dichas plantaciones.

Se calcula que en Holanda hay alrededor de cuarenta mil cultivadores de cáñamo, la cifra más alta en toda Europa. Según los servicios de investigación a cargo de la lucha contra el cultivo organizado de cáñamo, la mayoría de las plantaciones son descubiertas y desmanteladas como consecuencia de la denuncia de algún vecino.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: