No hace falta saber

cómo perdonar

 

Basta estar dispuesto a hacerlo.

 

Del cómo ya se ocupará

el Universo.

  

 

 

 

Cuando se menciona la palabra perdonar,

 

¿qué es lo primero que te viene a la cabeza?

 

¿Quién es la persona o cuál es la experiencia que sientes que jamás olvidarás, que nunca podrás perdonar?

 

¿Qué es lo que te mantiene atado al pasado?

 

Cuando te niegas a perdonar, te aferras al pasado y así es imposible que vivas en el presente.

 

Y sólo viviendo en el presente puedes crear tu futuro.

 

 Al perdonar te haces un regalo: te liberas del pasado, de las experiencias y las relaciones pasadas; te permites vivir en oí presente.

 

Cuando te perdonas y perdonas a los demás, eres efectivamente libre.

 

El perdón siempre va acompañado de un tremendo sentimiento de libertad.

 

Con frecuencia necesitarás perdonarte por soportar experiencias dolorosas y no amarte lo suficiente como para apartarte de ellas.

 

Ámate, perdónate, perdona a los demás y vive en el momento.

 

Mira cómo se van yendo la viejas amargura y el antiguo dolor si los dejas, y cómo se te abren de par en par las puertas del corazón.

 

Cuando te diriges a los demás desde un espacio de amor, estás siempre a salvo. Perdona a todo el mundo. Perdónate. Perdona todas las experiencias pasadas.

 

Eres libre.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: