Según la RAE, taquigrafía (o estenografía) es el arte de escribir tan deprisa como se habla, por medio de ciertos signos y abreviaturas, es decir escribir a la velocidad del sonido. Este arte existe desde la época de los fenicios y la Grecia clásica.

Se basa en la escritura con símbolos sencillos para conseguir la velocidad suficiente. Existen multitud de “alfabetos” para este tipo de escritura, siendo en su mayoría fonéticos, es decir, cada carácter representa un sonido, como una sílaba, un prefijo, una desinencia o incluso una palabra.

La velocidad máxima conseguida con este sistema, basado en el alfabeto de Gregg, es escribiendo a mano, donde se ha logrado escribir 350 palabras por minuto durante dos minutos, por ejemplo la taquigrafía es un arma muy poderosa que nos reduce el tiempo y espacio a la hora de escuchar una entrevista o un dictado, sin embargo, también hay teclados especiales para escribir unas 350 palabras en un minuto a la velocidad del sonido, claro no es un teclado como el de una computadora porque son teclados especiales para este tipo de grafía.

Se dice que el cerebro dura 0.1 segundos para reaccionar ante una determinada situación. El tener una alta velocidad de pensamiento, es una ventaja para la persona que lo posea, de hecho es casi posible adivinar los pensamientos de las demás personas. Pero la idea del asunto es que nosotros desarrollemos una velocidad en nuestros dedos tal como lo es nuestro pensamiento, pero eso depende de ciertos factores.

Uno de los que asevera esta hipótesis es semiólogo italiano Umberto Eco, quien brindó estas declaraciones al diario Clarín en el suplemento Cultura, titulado “La droga de la Computadora”, Buenos Aires (6 de Noviembre de 1996).

“Lo he dicho en general, en el sentido de que permite escribir a la velocidad del pensamiento. Porque eran dos cosas las que detenían el pensamiento: una, la resistencia mecánica, o de la lapicera o de la máquina de escribir. La otra, la atención que había que prestar para no cometer errores de ortografía porque, si no, después había que volver a hacerlo todo. Ahora, la resistencia ya no existe. Y no importa cometer errores porque después se relee y corrige. Además, se escribe en la computadora como se toca el piano. O sea, siguiendo la inspiración”.

En estas declaraciones Humberto Eco, define una gran estrategia para poder escribir nuestra manera de pensar como redactar una carta, escribir un poema, una canción, un ensayo o simplemente un artículo.

Ya no existen dos resistencias, la primera era la máquina de escribir que le limitaba la velocidad del pensamiento y la inspiración cuando uno quería escribir, debido a que había que escribir con la fuerza y precisión de nuestros dedos, lo otro era que no se podía escribir muy rápido porque un error era garrafal en el papel por lo que resultaba imposible borrarlo.

Lo dice Humberto Eco, es que no hay limitantes y podemos escribir tal como fluye nuestro pensamiento, ustedes dirían eso es escribir atropelladamente, pues en realidad lo que a Humberto se el olvidó es que si existe una limitante, y es que cada vez que escribimos y cometemos un error nos detenemos a corregir dicho error, y eso no solo reduce nuestra velocidad en nuestros dedos sino en nuestro pensamiento.

La estrategia es que usted cuando esté escribiendo algún artículo, reportaje, novela, que sea de su propia inspiración, o un informe hágalo espontáneamente escribiendo tal como surge de su mente sin importarle los errores que aparezcan, la idea o el método es permitir que su inspiración fluya libremente sin limitarse a corregir errores, esto se recomienda para que no pierda las ideas que quería expresar, pero se le escaparon porque se detuvo a corregir el texto.

Sin embargo, puede ser que usted aunque puede escribir a la velocidad del pensamiento, no se le entiende lo que escribe porque demasiados errores comete en el teclado. Es recomendable que vayas a las página: http://keybr.com/ aquí puedes escribir rápidamente como puedes solo con la diferencia que aquí no escribes ni mayúsculas y tampoco las acentúas las palabras, ya que la idea es que domines las teclas rápidamente, y mientras lo haces vez en la pantalla tu avance, por ejemplo cuántas letras escribes por minuto y los errores que cometes.

La página te da la opción de escribir en tres niveles, inclusive un texto personalizado que desees escribir que te agrade y a la vez puedes ingresarlo de tal manera que no te aburras. Sin embargo, pueda ser que desees realizar prácticas con palabras acentuada para conocer que tan rápido puedes escribir una palabra a la velocidad del pensamiento y acentuarla a la vez, entonces te recomiendo: http://spanish-speedtest.10-fast-fingers.com/ aquí puedes ensayar para desarrollar tu velocidad para cuando decidas ejercitar su rapidez junto con tu pensamiento.

Según los expertos, una secretaria se le exige que escriba 60 palabras por minuto, cuando uno ya tiene esa velocidad de tacto con el teclado entonces es hora de emplear el método del dictado pon a una persona a dictarte y consigue un cronómetro para medir si en realidad eres veloz con el teclado, una vez que iguales esa mismo número a 60 palabras a la velocidad de sonido entonces serás capaz de escribir a a la velocidad del pensamiento pero sin errores.

De qué depende la velocidad de su pensamiento

Una investigación realizada por científicos del Instituto de Neurología del University College de Londres. Este equipo de investigadores ha conseguido ralentizar la velocidad de respuesta del cerebro de sus voluntarios mediante la alteración de las ondas cerebrales. Aplicando una leve descarga eléctrica, los científicos consiguieron alterar las ondas beta en el cerebro de los 14 voluntarios y reducir la velocidad de respuesta muscular de los participantes en un 10%.

Según esta investigación nuestra velocidad de nuestro pensamiento tiene que ver con nuestra capacidad al responder, es decir si sus dedos responden a la misma velocidad que piensa, esto significa un gran reto.

Sin embargo, nuestra velocidad depende de lo que entendamos por “pensamiento”.

Puede que queramos decir "imaginación". Uno puede imaginarse que está, aquí en la Tierra, y un segundo más tarde que está en Marte o en Alpha Centauro o cerca de un lejano quásar. Si es eso lo que entendemos por "pensamiento", entonces puede tener cualquier velocidad hasta el infinito.

Recordemos que si podemos pensar es porque hay unos impulsos que pasan de célula nerviosa a célula nerviosa. Cualquier acción que dependa del sistema nervioso depende de esos impulsos. Al tocar un objeto caliente retiramos la mano, pero no lo podremos hacer hasta que la sensación de calor pase de la mano al sistema nervioso central y luego otro impulso nervioso pase del sistema nervioso central a los músculos.

El "pensamiento" inconsciente que implica todo esto, "noto algo caliente, y más me vale quitar la mano porque si no me la quemaré", no puede ser más rápido que el tiempo que tarda el impulso nervioso en recorrer el trayecto de ida y vuelta. Por consiguiente, hemos de entender que la escribir a la "velocidad del pensamiento" significa escribir a la "velocidad del impulso nervioso", porque si no, no hay respuesta.

Para que nosotros desarrollemos nuestra velocidad del impulso nervioso, tenemos que ejercitar mucho nuestra mente y a la vez nuestros dedos y esto significa que hay que emplear el ejercicio de nuestros estímulos para escribir tal como reacciona nuestro pensamiento. Es decir nuestros dedos deben reaccionar al igual que nuestro pensamiento si esa es la meta que usted desea desarrollar.

Dependiendo del estímulo que impulse sus pensamientos, la velocidad, las exactitud y precisión de sus dedos, entonces usted podrá desarrollar la velocidad de su pensamiento. Recuerde que la velocidad del pensamiento dependerá de dos factores:

El factor nervioso: para que cualquier parte de nuestro cuerpo se mueva debe recibir un estímulo que provoque la contracción muscular produciendo el movimiento (el que este movimiento resultante sea más o menos veloz, depende en parte de la transmisión de ese impulso nervioso), y porque también está probado que no en todas las personas este impulso se transmite con la misma velocidad.

Rapidez mental: o velocidad mental no es más que capacidad de decisión de una persona por una unidad de tiempo (breve espacio de tiempo. Este tipo de velocidad, no depende de aspectos físicos generales, sino que depende de la capacidad mental de la persona, que es quien va a mirar, analizar y ejecutar una acción posterior, y el tiempo que tarde en analizar esto será fundamental.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: