La distribución de una cocina, no es cosa fácil, si no tenemos idea de ello, pero intentaremos hacerlo lo más simple posible con unos consejos.

Ante todo debemos tener en cuenta que muchas veces el diseño deseado no es compatible con las medidas reales, asi que seamos lo más coherentes posibles, y no todos podemos tener la cocina de Arguiñano!!

Una buena planificación nos ahorra tiempo y desplazamientos inútiles a la hora de ponernos a cocinar, por eso el consejo principal es basarnos en el "Triángulo de Trabajo", éste se basa en 3 puntos sencillos, pero fundamentales:

1) área de conservación (frigorífico)

2) área de cocción (placa)

3) área de lavado (fregadero)

Debemos marcar un triángulo imaginario con éstos tres puntos y definir los mejores movimientos a realizar a la hora de desenvolvernos en la cocina, la distancia entre éstos "lados del triángulo" no debería ser mayor a 1.20 metros. También debermos tener en cuenta las características arquitectónicas con las que contamos y luego elegiremos la mejor distribución que se adapte para nosotros.

Lo importante es que podamos aprovechar al máximo nuestra cocina, hacerla funcional y eficiente, y por supuesto sentirnos cómodos en ella.

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: