A lo largo de su historia el hombre ha luchado contra la acción de la naturaleza, contra las fieras y enfermedades, para asegurar su supervivencia. Pero al mismo tiempo, para resolver sus problemas de salud sólo disponía de los recursos que le ofrecía la naturaleza.

La tierra

Desde su orígenes, el hombre ha utilizado la tierra para extraer de ella su sustento. Pero también se ha servido de ella por sus propiedades terapéuticas, para tratar las dolencias que padecía.

Esto es posible gracias a las propiedades curativas de las plantas que de ella crecen, y a sus principios activos, que incluso hoy día constituyen la base de la mayor parte de los preparados farmacéuticos de los nos servimos para tratar las enfermedades. Además de las propiedades de la plantas, la propia tierra, en forma de barro o de arcilla aporta elementos naturales necesarios para mantener la salud del organismo.

El agua

El agua es un elemento de la naturaleza imprescindible para la vida. Sin él no es posible el desarrollo de ningún ser, ya que genera  y potencia los ciclos vitales de las plantas y animales. El hombre, debido al alto contenido en agua de su organismo, necesita realizar un aporte constante de líquido para mantener la salud.

Esto se debe a que el organismo humano, a través de la actividad diaria, pierde agua de manera constante (por ejemplo, mediante la transpiración). Por ello, en caso de no ingerir  la cantidad de agua necesaria, se puede producir su deshidratación, con graves consecuencias para su salud.

El hombre utiliza el agua a través de su ingestión ya que sin ella no se podría realizar ningún proceso bióquimico del cuerpo humano, o mediante su aplicación externa.

El sol

El sol es el centro del sistema al que pertenece la Tierra, y su luz y calor son elementos imprescindibles para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta.Desde los orígenes de la humanidad el sol ha sido considerado como un astro benefactor. Su importancia es tal que en la civilización antigua era adorado como un dios, ocupando un lugar destacado en su mitología

Hoy en día, la ciencia acepta que el efecto del sol sobre el organismo humano tiene una repercusión muy importante en la salud. Así, su luz y la energía siguen siendo utilizadas como terapia curativa en el tratamiento de múltiples dolencias.

El aire

El aire forma la atmósfera que rodea la Tierra y es un elemento imprescindible para la vida en este planeta, ya que sin él no existirían las plantas, los animales ni el hombre.

En el organismo humano el sistema respiratorio permite aspirar el oxígeno, que nutre y sanea las células y constituye un ingrediente esencial para todos los procesos corporales.

Con la respiración también se elimina el dióxido de carbono, que es un producto  de deshecho del metabolismo. En la actualidad, se llevan a cabo terapias que permiten efectuar un aporte extra de oxígeno o de ozono al organismo, como tratamiento para diversas dolencias.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: