Cada vez es más usual encontrar en los jardines casetas de madera prefabricadas, sustituyendo a otras casetas y contrucciones análogas realizadas con materiales de construcción más tradicional como ladrillos y morteros.

Sobre todo si los jardines tienen piscinas prefabricadas o si éstos tienen mucha vegetación necesitaremos una de estas casetas para guardar los productos (cloro, antialgas) y utensilios de limpieza de las piscinas en el primer caso, y para el cortacesped, hazadas, etc. en el segundo. 

Así pues cuando acudamos a las tiendas de muebles de jardín en busca del mobiliario y de ideas para decorar el mismo, debemos tener presente que, con gran probabilidad, necesitaremos una caseta.

Generalmente las casetas se comercializan sin suelo, por lo que tendremos, en primer lugar que localizar una superficie lisa y nivelada.

Si la superficie es de tierra o césped, tendremos que hacer una solera de hormigón, siguiendo estos pasos:

  1. Delimitamos y cavamos una superficie como 3 o 5 cm más grande (por cada lado) que la base de la caseta, a una profundidad de unos 30 cm.
  2. Rellenamos con grava y arena aproximadamente hasta la mitad, esto es, 15 cm.
  3. Cubrimos esta grava con una lámina de plástico.
  4. Con madera hacemos un bastidor que nos servirá de encofrado. Primero rodeamos el perímetro y luego, supera los 15 metros cuadrados, colocamos otras maderas a escuadra, dividiendo la superficie en cuadrantes.
  5. Colocamos mallazos metálicos, dejando una distancia de 2 cm con el borde.
  6. Elabora el hormigón usando arena, gravilla y cemento en la proporción 3:2:1. Viértelo y nivélalo con un listón o un tablón.

Si  vamos a instalarla sobre cemento o baldosas podemos fijarla directamente (siempre que la superficie esté nivelada).

Por último, procura no orientarla al viento y, aunque suelen soportar rachas de hasta 90 km/h, fíjala por dentro con escuadras metálicas de al menos 10 cm. al suelo.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: