Si quieres mejorar tu aspecto bucal blanqueando tus dientes de una

forma casera, te diré el truco que me dió mi dentista. Pon un poco

de bicarbonato de sodio, zumo de limón y un par de gotas de cloro

en un recipiente, mézclalo a formar una pasta y cepíllate los

dientes. Guarda al menos la mitad de la mezcla y póntela en ellos

después de haberlos cepillado. Espera 10 min y luego cepíllate de

nuevo. No debes hacerlo muy fuerte o irritarás las encías. Enjuaga

y listo, buena sonrrisa!.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: