Luego de que la superficie deseada este correctamente tratada se puede proceder a la aplicación del barniz. Para ello es muy necesario el conocimiento previo de la utilización del producto ya que es preciso tener extremo cuidado a la hora de su práctica. Es recomendado que este tipo de operaciones sea realizada por un barnizador especializado que conozca a la perfección las técnicas que se utilizan para llevar a cabo este emprendimiento.

Dependiendo de la naturaleza de material que se quiera tratar es el tipo de técnica que se deba utilizar para la aplicación del barniz.

El barniz de goma laca o similares se suelen aplicar a muñeca, esto se hace frotando con una especie de pelota de crin envuelta en trapo empapada en barniz. En el caso de los barnices al aceite y similares se extienden con brocha sobre la superficie.

Las lacas celulósicas se suelen aplicar a pistola de aire comprimido.

En cuanto a los barnices de poliéster pueden aplicarse a pistola o por vertido, con máquinas especiales o manualmente, eso varía según el tipo que sea.

 

Abrillantado final de los barnices

 

Para lograr un aspecto más brillante es necesario un pulido final o bien un acabado abrillantado. En el caso de al aceite no es necesario el abrillantado ya que la propia aplicación de dicho barniz proporciona un buen acabado altamente decorativo.

Con los barnices a la laca el abrillantado se suele obtener variando la técnica de las últimas pasadas de muñeca, aclarando y estirando el barniz.

Las lacas celulósicas y los barnices de poliéster, se alisan y abrillantan por procedimientos mecánicos, mediante abrasivos y pastas de pulir especiales y en su mayoría por medio de máquinas lijadoras y pulidoras especializadas.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: