A la persona que sufre de insolación hay que ponerlo primero en reposo y evitar su traslado en camilla o en coche; luego se le desviste y se le echa un poco de agua fría en la cabeza y el pecho. 

Si la víctima ha perdido el conocimiento o ha dejado de respirar, practicar sin tardanza la respiración artificial.

No intentar hacer beber a una persona desmayada un líquido que al llegar a la tráquea, le ahogaría.

Cuando ya recobre el conocimiento, se le puede dar sorbos de agua y hasta estimulantes como café té, coñac, etc.

Con este tratamiento se ha podido salvar a personas cuya temperatura tomada debajo del brazo, alcanzaba hasta 41 grados.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: