Para poder ahorrar es necesario llevar un control de nuestros gastos. Lo primero es elaborar un presupuesto mensual según el dinero del que disponemos mensualmente.

Lo mejor es dividir todos nuestros gastos mensuales en, al menos, tres apartados:

- Gastos fijos (aquellos de los que no podemos prescindir): hipoteca, luz, agua, alimentación, transporte, etc.

- Personales: peluquería, ropa, ocio, etc

- Extras: vacaciones, multas, dentista, etc.

Una vez tengamos asignado el presupuesto para los gastos fijos, el resto lo podemos dividir entre los otros dos apartados, según nos interese. En uno de estos dos apartados debemos incluir un subapartado al que asignaremos una cantidad para ahorro mensual, según el dinero del que dispongamos (esto nos puede servir en caso de algún un imprevisto o para ir ahorrando para algún fin concreto: vacaciones, coche, moto, etc).

Dentro de los gastos fijos, debemos incluir los pagos anuales: seguro del coche, de la casa, etc. Conviene anotarse las fechas de estos compromisos financieros para que no nos pillen desprevenidos.

A parte de llevar un buen control de nuestro presupuesto, hay algunos trucos, que nos permitirán ahorrar:

• Al ir de compras, preguntarse si lo que vamos a comprar lo hacemos por satisfacernos o premiarnos. Por eso no conviene ir de comprar cuando estamos deprimidos o enfadados.

• Antes de comprar el artículo, pararse tres segundos y preguntarse si realmente lo necesitamos.

• Es mejor comprar en tiendas donde nos puedan devolver el dinero, así siempre tendremos una segunda oportunidad para la reflexión.

• Cuando pagues con tarjeta guarda siempre los extractos y compáralos con los comprobantes que te envíen del banco. A veces se equivocan.

• No vayas a comprar nada más te ingresen la nómina. Es mejor esperarse nueve o diez días.

• Compra una libreta y anota en ella todos los gastos que tengas, por pequeños que sean. Para cada mes, deja espacio para todos los apartados de gastos no fijos, tal como hemos visto antes. Al final del mes te sorprenderá la cantidad de dinero de esos gastos minúsculos y superfluos.

• Cuando vayas de compras, guarda todos los tiques y al volver, siéntate y examínalos. Verás como has comprado cosas innecesarias.

• Si vas a hacer un seguro de vivienda, entérate primero de si la comunidad en la que vives tienen hecho un seguro y cual es su cobertura. A veces, sin saberlo, pagamos dos veces por el mismo servicio, pero si hay un siniestro sólo cobramos una vez.

• Si usas transporte público compra bonos o tarjetas multiviaje.

• Ten cuidado con las rebajas. Úsalas sólo para comprar aquello que realmente necesitas y tiene un buen precio. Si ves que no puedes controlarte en las rebajas, mejor evítalas.

• Consigue una hucha y ves metiendo en ella los restos que dejas en los bolsillos, monedas sueltas, etc. Cuando pasee cierto tiempo y la abras, verás que alegría.

• Si puedes, intenta hacer la compra semanal o quincenal por Internet. Es muy cómodo, práctico y, además de tiempo ahorras dinero porque no te tientan los reclamos.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: