El programa de la televisión holandesa "Proefkonijaren" (Conejillos de indias) ha creado una gran indignación por la retrasmisión en directo de dos presentadores comiendo carne humana en directo. Los protagonistas de este espacio televisivo se sometieron antes a una intervención quirúrgica para que les extirparan pequeñas partes de su cuerpo, después los cocinó un chef en directo y estos dos presentadores se lo comieron el uno frante al otro.

 

fotografia

Dennís Storm se quitó una parte de la espalda y Valerio Zero parte del abdomen. El chef les frió la carne con aceite de girasol, sin sal ni especies y procedieron a degustarla. "No sabe muy diferente a otras carnes", coincidieron ambos. Ahora la polémica está servida, ¿vale todo para conseguir la máxima audiencia?. Dennís aseguró que no se arrepentía de la decisión pero manifestó que le resutó muy dificil "mirar a los ojos de un amigo cuando estás masticando su vientre".

 

fotografia

Los dos presentadores insistieron en que este montaje es legal en lo Países Bajos, ya que ambos habían acordado el pacto voluntariamente y siempre asesorados por el abogado de la cadena. Este programa, que debería llamarse "Caníbales en vivo" aseguran que alcanzó la máxima audiencia jamás lograda. Pero ahora tras la gesta, viene la pregunta que los espectadores se hacen, "¿Hasta donde llegará la televisión basura?"

 

fotografía

Es impensable que se pudiera dar en España una situación de este tipo, aunque ya se sabe el el morbo mueve masas. Cuando fuero entrevistados los supervivientes del avión que se estrelló en los andes el 13 de octubre de 1973 y que sobrevivieron comiendo parte de una azafata, la audiencia se disparó en el país interesados en saber a que sabía la carne. Lo mas difícil todavía ya está llegando a las televisiones y el todo vale ya se verá hasta donde llega pues la osadía del ser humano puede llegar a cotas insospechadas.

 

fotografia

fotografia

Lo cierto es que las historia de caníbales siempre ha ejercido en las personas cierta fascinación. Recientemente se conoció la noticia de un turista alemán que desapareció en la Polinesia francesa devorado presuntamente por nativos de las islas que tienen una tradición antigua (se suponía desechada) de comerse al invasor. Por lo visto un guía que contrató le tendió una trampa y todo parece indicar que fue devorado por los huesos y dientes encontrados en una improvisada barbacoa. En la actualidad existen los comedores de placenta pues según parece los nutriente que esta contiene favorece la eliminación de muchas enfermedades.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: