La mayoría de las personas que somos padres con hijos en etapa de crecimiento nos preocupamos en exceso si el niño COME poco. Lo primero que pasa por nuestra cabeza sobreprotectora es: ¿Estará enfermo?

En primer lugar, lo que hay que plantearse frente aun niño que no quiere comer, es si la INAPETENCIA es de unos pocos días o si se alarga en el tiempo.

Los adultos nos levantamos muchos días sin ganas de comer por diversos motivos y a nuestros hijos les pasa exactamente igual. La realidad es que solo debemos preocuparnos por su falta de apetito cuando se convierte en algo crónico.

En la vida de un niño hay etapas en las que sus ganas de comer disminuyen. El ejemplo más claro es cuando deja la leche materna y cambia de alimentos. O cuando le están saliendo los dientes, ya que las molestias en las encías no colaboran a que el niño quiera probar bocado.

A medida que los hijos van creciendo, debemos entender que a ellos también les afectan los CAMBIOS, y estos pueden influir directamente en su apetito. Es el caso de ir a la escuela o guardería por primera vez, la mudanza de una casa a otra o la llegada de un hermanito. Ni que decir tiene que cuando los hijos son preadolescentes se dejan influir por los ideales sociales de belleza y esto afecta a su alimentación, ocasionando a veces enfermedades tan graves como la anorexia.

El problema es que todos los padres queremos que nuestros hijos entren dentro de la media de peso y altura. Pero esto es un error porque esa media está dentro de unas tablas médicas que los pediatras usan para guiarse en el seguimiento del crecimiento de sus pacientes y dependen de diferentes factores. Los niños no son todos iguales ni tampoco crecen ni se desarrollan de la misma manera.

En definitiva, si nosotros sabemos que existe una adecuada y suficiente entrada de NUTRIENTES en el cuerpo de nuestro hijo no debemos preocuparnos demasiado si el niño está delgado, puesto que ésto no significa que el niño esté mal alimentado. De todas formas si la inapetencia por la comida del niño perdura en el tiempo es recomendable llevarlo a un médico para que pueda ayudarlo con alguna dieta o complemento alimenticio.

¿Por qué no come mi hijo?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: